jueves, 25 de mayo de 2017

Lo bueno, lo extravagante y lo Flash del #Arrowverse

Este año las series del Arrowverse; Arrow, The Flash, Legends of Tomorrow y Supergirl; tuvieron un fascinante y espectacular crossover, pero, ¿cómo les fue a cada uno por separado y cuáles son sus planes para el futuro? Aquí el balance de las series del universo televisivo de la CW. 

 Arrow Rises 

Una de las mayores dificultades que Arrow ha tenido en sus 5 temporadas es el desgaste en su creatividad. Todos podemos concordar en que la cuarta entrega ha sido la más débil mientras que la segunda fue la mejor porque el enemigo principal fue Slade Wilson (Manu Bennett), cuya amistad con Oliver Queen (Stephen Amell) fue explorada durante la primera y segunda temporada. Sinceramente no esperaba mucho de la quinta temporada, pero terminó siendo una de las más épicas, incluso me atrevería a decir que con el season finale se ha coronado como la mejor temporada de la serie. 



Cuando los productores de Arrow dijeron que iban a volver a sus raíces, pensé que solo era una frase trivial, pero lo hicieron literalmente. Adrian Chase (Josh Segarra) como Prometheus ha sido una macabra mente brillante que se ha aprovechado del pesado pasado de Oliver para crear su diabólico e ingenioso plan. Prometheus es uno de los mejores villanos en la historia de Arrow en todos los niveles; en el plano físico, en el plano estratégico y es hasta ahora es el único némesis de Oliver que lo ha quebrado en el plano psicológico lo que significa que también lo ha fortalecido como héroe. Lo que siempre se ha dicho que es solo puedes medir a un héroe por su enemigo y Chase no solo ha sido un desafío para Oliver sino también una consecuencia de sus acciones como The Hood cuando solo le interesaba eliminar los nombres de la lista de su padre en la primera temporada. 


 Prometheus "Did you ever think about why I chose the name Prometheus? He challenged the omnipotence of the gods. You see, because, like you, they play judge, jury, and executioner. But Prometheus took away their power." 

Arrow es genial otra vez porque se ha apoyado en su rica historia, ha rebuscado su pasado para aclarar su presente, no ha dejado cabos sueltos, ha lidiado con sus plot holes y con sus traumas. Los flashback, incluyendo los que no tienen que ver con la isla, complementan a la perfección la historia del presente, el nuevo team Arrow es diferente y no le roba la atención al team Arrow original, cada uno tuvo su propio arco que a su vez servía para explorarlos en el plano personal y aportaba a la historia en general, se trajo de vuelta a varios fanfavorites, incluyendo Katie Cassidy aunque esta vez como Black Siren, y hasta han dejado la puerta abierta para futuros enemigos como Bratva y el Vigilante para la sexta temporada. 


 Mejor episodio de la temporada: Kapiushon 

En el aspecto psicológico, “Kapiushon” es el mejor capítulo de la temporada porque ha tenido una suerte de vibra de Dexter con la tortura de Chase quien logra que Oliver confiese que le gusta matar. Pero el season finale “Lian Yu” sin dudas ha sido más que glorioso gracias que Oliver ha tenido que reclutar a Slade Wilson, Nyssa Al Ghul (Katrina law), Malcolm Merryl y a Captain Boomerang para rescatar al equipo Arrow y a su hijo. Después de la batalla final entre el equipo Prometheus y el nuevo equipo Arrow, nos han dejado un señor cliffhanger con las bombas explotando y destruyendo la isla donde todavía estaba el equipo Arrow, esto luego que Adrian Chase se suicida frente a William y Oliver, todo era parte del gran plan maestro del Chase por si Oliver no lograba matarlo. 


 Hasta se mejoró Olicity: “Underneath” exploró la relación Oliver y Felicity 

 No diría que Arrow aprendió de sus lecciones, sino que abrazó lo que lo hizo popular en primer lugar y se mejoró en todo sentido. Es muy difícil que una serie en su quinta temporada consiga recomponerse de esa forma, pero ciertamente Arrow lo ha hecho con creces y ahora tiene el desafío de mantener esa calidad en su sexta temporada. 


 Si es que todos sobreviven claro 

 Legends of Tomorrow: Disfrutando la extravagancia 

 En varias oportunidades he dicho que Legends of Tomorrow es El Ministerio del Tiempo con Superhéroes y es que la clave del éxito de la serie española es que no se toma demasiado en serio y Legends se está dando cuenta que su mayor fortaleza es disfrutar la extravagancia de sus viajes en el tiempo. En su segunda temporada, Legends of Tomorrow ha viajado a diferentes épocas, incluyendo la Guerra Civil, y ha colocado varias figuras históricas en su trama, - George Lucas, JRR Tolkien, Al Capone -, pero el McGuffin de todo el trama es "The spear of destiny", un objeto sobrenatural que tiene el poder de reescribir la realidad. Las Leyendas tienen que evitar que la Legion of Doom, conformado por Eobard Thawne (Matt Letscher), Damian Darhk (Neal McDonough), Malcolm Merlyn (John Barrowman) y Leonard Snart (Wentworth Miller) , utilice este instrumento a su favor. Por supuesto, las Leyendas logran su cometido después de que la Legión cambió la realidad por un capítulo, sin embargo, tras salvar el mundo se generan nuevas aberraciones temporales que tendrán que arreglar en la tercera temporada. 



 Una de las mejores decisiones de la producción fue colocar a Sara Lance  (Caity Lotz) como la nueva capitana de las leyendas. Ella no es la típica heroína, pero tiene buenas intenciones, de hecho, es un excelente reflejo de este grupo atípico que tiene la estrategia de improvisar todos sus planes. Del mismo modo, la inclusión de Nate Heywood es un punto a favor porque como historiador nos explica el contexto del tiempo en el que se desarrollan las misiones y la mitología detrás del Spear of destiny, y su personalidad de fanboy refrescaba la dinámica del grupo. Gracias a su carisma, Nick Zano se logró complementar con las Leyendas. Es como una versión mucho más cool que Ray (Brandon Routh). Sin embargo, la serie sigue teniendo el problema de poner en una relación a dos personajes que no debería. Aunque Amaya Jiwe (Maisie Richardson-Sellers) y Nate tengan más química que Ray Palmer y Kendra Saunders, realmente su historia no tuvo mucha coherencia y ya sabemos el final, Amaya tendrá que volver a su tiempo para tener una hija y que esta a su vez también tenga otra hija, pero bueno, querían ponerle una cuota dramática, aunque no lo necesitan. 


 El mejor intro de la serie viene cortesía de Mick Rory: "Seriously. You idiots haven't figured this out by now? It all started when we blew up the Time Pigs - the Time Masters. Now history's all screwed up and it's up to us to un-screw it up, but half the time we screw things up even worse. So don't call us heroes; we're something else. We're Legends! Who writes this crap, anyway?! 

 ¿Cómo es que Legends of Tomorrow se convirtió en una de las mejores series de superhéroes de la CW? La respuesta es fácil, se ha divertido consigo misma. Pese a tener un sin número de posibilidades gracias a sus viajes en el tiempo, la primera temporada de Legends tenía un tono que no encajaba, no se salía de su zona de confort, pero ahora la serie se aprovecha de sus propias peculiaridades, insertó un humor meta, se llenó de referencias a la cultura pop y de los guiños a los cómics, pero sobre todo se valió fanservice sin abusar del mismo. Vamos, incluso hemos tenido humor en con los malos con ese bromance entre Damian y Malcolm o esa interacción entre Thawne y Ray en el Apollo 11. 


 Mejor episodio: Legion of Doom 

Supergirl: El problema Mon 

El El entusiasmo de la mudanza de la CBS a la CW duró la mitad de la temporada cuando nos damos cuenta que aunque Supergirl es la protagonista no tuvo una historia propia, mientras que los demás sí. Se supone que la CW le iba a dar más libertad a Supergirl pero el tener varios arcos; James Olsen (Mehcad Brooks) decide ser el vigilante conocido como el Guardian, Winn Schott (Jeremy Jordan) es el sidekick de Guardian, la conexión de J'onn J'onzz (David Harewood) y M’gann M’orzz (Sharon Leal), la salida del closet de Alex Danvers (Chyler Leigh), Sanvers, la introducción de Lena Luthor (Katie McGrath) como una amiga de Kara Danvers (Melissa Benoist), la invasión Daxamita, Cadmun y Mon El (Chris Wood), no funcionó por la independencia de cada historia entre sí. Toda la segunda temporada se sintió desordenado como si no hubiera tenido una dirección concreta. 



La gran pregunta es cuál fue el argumento de Supergirl en esta entrega. La primera temporada de Supergirl estuvo centrado en el camino de Kara como superheroína, en teoría, la segunda entrega debió ser el balance entre lo que significa ser Supergirl y Kara. La propia Kara rompió con James en el primer capítulo porque quería concentrarse en ser una heroína y capítulos después se olvidó de su trabajo y de su personalidad para estar con Mon-El. Uno de los aspectos más destacables de Supergirl es que es una plataforma política liberal y feminista, al menos en los momentos en que la historia no giraba alrededor de Mon-El. 


Tyler Hoechlin como Superman trajo de vuelta la personalidad optimista del superhéroe y tuvo la caballerosidad de no robarle la atención a Supergirl 

Estaba tan preocupada porque la presencia de Superman iba a opacar a Supergirl en los episodios en los que jamás se me ocurrió que pensar que Supergirl estaría bajo la sombra de Mon-El. Ahora la queja no es porque sea una relación tóxica o porque Supergirl no puede estar en una relación sino por el nivel de importancia que se le dio a Mon-El cuando el personaje solo da para un alivio cómico y un sidekick. Muchos han criticado que "El problema Mon-El de Supergirl" porque Mon El prácticamente acaparó todo el protagonismo e incluso se le quiso colocar como la persona más importante en la vida de Kara cuando se supone que esa es Alex e intentaron minimizar o borrar lo significativo que fue relación de James y Kara. 


 El problema Mon El notado por todos los medios especializados 

 Pero vamos a lo positivo, hay que reconocer la forma realista en la que se trató el descubrimiento de la sexualidad de Alex Danvers. También hay que resaltar la manera en que se insertó a Supergirl en el universo de Arrow y sus interacciones con Oliver y con Mick Rory. Del mismo modo, la introducción Lena Luthor también ha sido enigmático. Cualquiera podría decir que la construcción de esta amistad debería ir por el mismo camino trágico que llevó a Clark y a Lex a ser enemigos en Smallville, pero los productores parecen interesados a cambiar la dinámica Super-Luthor, no obstante, Supergirl sí necesita tener un enemigo concreto y quizás a largo plazo después de establecer una fuerte amistad entre Kara y Lena, el colocarlas como enemigas podría ser ese giro trágico que beneficiaría la serie porque Kara intentaría salvar a Lena de la oscuridad del mismo modo que Batman trata de salvar a Harvey Dent y Oliver a Slade Wilson. 


 Mejor episodio: Alex 

Si bien la CW le aportó más libertad creativa a Supergirl, el hecho que la producción se mudara de Los Ángeles a Canadá, le restó Calista Flockhart al elenco y la ausencia de Cat Grant dejó un vacío muy grande porque Grant era más que una suerte de mentora para Kara y una confidente para Supergirl, era más que sus comentarios sarcásticos, era esa cuota de poder femenino y voz de la razón que desesperadamente necesita la serie. La sola presencia de Grant en los dos últimos episodios logró salvar el final de la temporada y puso a Supergirl en el camino correcto de nuevo. Sigo pensando que Supergirl estaría mejor en Legends of Tomorrow y no en su propio show, pero ya tienen una tercera temporada y algo me dice que aunque hayan terminado con Mon-El huyendo de la Tierra, van a encontrar un modo de regresarlo. De todas formas, lo único que pido es que se priorice a Kara y que se balancee las demás historias. 


Cat Grant salva a Supergirl 

 The Flash: La temporada más frustrante 

 El Arrowverse tiene un patrón; cada vez que tiene una nueva serie descuidan otra. La segunda temporada de The Flash es una de las mejores porque tenía toda la concentración del equipo del Arroverso pero se descuidó a la tercera y cuarta temporada de Arrow. Este mismo equipo se encargó de arreglar los problemas en Legends, que ahora es la mejor serie del universo televisivo de la DC, y en el proceso se descuidó The Flash, que antes ostentaba ese título. 



El problema de The Flash es que se caracterizó por su energía fresca y esperanzadora, incluso en los momentos más trágicos, pero toda la temporada fue un tropezón tras otro, comenzado por el hecho que Flashpoint duró solo un episodio y continuando con el retorno de Barry Allen (Grant Gustin) a una nueva realidad donde ya no eran esos personajes que adoramos por su positivismo; Cisco Ramon (Carlos Valdés) estaba mal, Iris (Candice Patton) y Joe (Jesse L. Martin) estaban peleados, Caitlin Snow (Danielle Panabaker) aparentemente estaba bien, pero el grupo estaba roto. Por supuesto, parte de la lección de Barry era recomponer al grupo y arreglar su error. Para mala suerte de la serie, como el mismo Jay lo explicó en el primer episodio, no puedes reparar algo que no está roto y The Flash no estaba roto, solo un tanto desgastado. Después de dos temporadas en donde Reverse Flash asesinó a la madre de Barry y Zoom asesinó a su padre, una tercera historia con un nuevo villano que mata a Iris West, el amor de la vida de Barry, se siente repetitivo y nada de creativo.


 Iris muere La gran -totalmente previsible- revelación que Savitar era Barry del Futuro o mejor dicho la versión Dark de Barry del futuro dejó mucho que desear, al igual de los otros plot twist - incluyendo la cantada muerte de HR tras suplantar a Iris como la víctima de Savitar y es que con todas las críticas tras la muerte de Laurel en Arrow, no había forma que los escritores pudieran matar a Iris -, pero el problema a no era que todos vimos venir los giros, el problema fue la ejecución y el hecho que estos plot twist fueron revelados de manera anticlimática. En el caso de la revelación de Savitar, se demoraron demasiado en confirmar la teoría de que se trataba de un remanente del tiempo de Barry y en el caso de la "muerte" de Iris se dio en los primeros minutos del final de la temporada.


 Mejor episodio: Invasion!, el comienzo del primer e impresionante crossover 

De las cosas a rescatar de esta temporada es el arco de Caitlin- Killer Frost, creo que es la primera vez que tiene una historia propia que no se apoya en enamorarse del malo o del héroe, la introducción de Gibsy, genial contraparte de Cisco, Wally (Keiyan Lonsdale) como Kid Flash y la reaparición de Jay Garrick. Personalmente creo que la tercera temporada ha sido frustrante porque pese a su buen potencial, la mayoría de episodios se sintieron como rellenos, especialmente el segundo crossover con Supergirl, el famoso musical, fue el equivalente de un clickbait televisivo. Para la cuarta temporada, The Flash necesita ser una especie de reboot de sí mismo e ir por el camino del Arrow y volver a sus raíces.


 Creo que mataron a HR para poder traer otra versión de Tom Cavanaguh porque es como la “Tatiana Maslany” de The Flash. 


¿Qué depara el futuro para estos superhéroes? 

La CW ya anunció que habrá un nuevo crossover en el Arrowverse, solo que esperemos que esta vez toda la gente de Supergirl también se haga presente. Vamos, sería entretenido ver a Winn y Cisco interactuar, a Sara y a Alex pelear juntas, a James e Iris… De todas formas, lo genial de las series del Arrowverse es que cada una tiene un estilo propio que las distingue de sí misma. Arrow tiene un tono más dramático y serio, The Flash se apoya más en su rica historia en los comics, Legends of Tomorrow tiene un sinfín de posibilidades gracias a su humor meta y sus viajes en el tiempo y Supergirl promueve un mensaje de esperanza ante la adversidad. 



 La CW ha construido un fantástico universo televisivo que se sigue ampliando, aunque por el momento Black Lightning no será parte de los crossovers del Arrowverse, de todas formas hay una posibilidad de que puedan cruzarse si es que usamos la teoría del multiverso, pero además, la cadena tienen entre sus planes realizar una serie sobre los Titanes. En ese sentido, el principal reto de la producción es resolver es el patrón de no descuidar una serie por otra.



domingo, 21 de mayo de 2017

#LaÚltimaTarde: Cada uno es dueño de sus propias conclusiones

La premisa de dos ex que se encuentran después de tiempo siempre es interesante por las conversaciones que no tuvieron y por lo sentimientos atemporales que necesitan con urgencia un cierre. En el caso de La última tarde de Joel Calero, una pareja de ex izquierdistas radicales que se reencuentra después de 20 años para firmar el divorcio y, para matar el tiempo mientras esperan al juez, comienzan a ponerse al día de sus vidas y a revelar detalles sobre el motivo real detrás de su abrupta separación. 



Según lo que nos revela la película, ambos formaron parte de una organización subversiva, armaron bombas caceras y armas, pero hay una ambigüedad sobre si las usaron o no. Entonces, ¿Podemos considerarlos terroristas? ¿Hubiera generado una diferente experiencia si es que el espectador sabría al cien por ciento que mataron a gente inocente o a militares? ¿Qué se supone que deberíamos sentir por estos dos? ¿La intención de "La última tarde" es lograr que los demás entendamos sus acciones para poder justificarlos y exonerarlos, intenta humanizarlos o solo presentarlos en su forma más sincera? Lo cierto es que "La última tarde" explora demasiados temas; los dilemas morales, las diferencias entre las clases sociales, el amor vs. el bienestar propio, el egoísmo, y quizás trata de explicar el por qué los integrantes de estas organizaciones se quedaron con esa ideología, sin embargo, no ofrece ninguna respuesta correcta, solo nos presenta ideas y cada uno es dueño de sus propias conclusiones. 



Las actuaciones de Lucho Cáceres y Katerina D'Onofrio junto a un dialogo inteligente y realista balancea muy bien cualquier intención de simplificación sobre los protagonistas, es decir, no podemos reducir a los dos a solo calificativo. Ramón es terco, es idealista, es violento, es parco y es sumiso por momentos, mientras que ella es sincera, es realista, es aventurera, es conformista y trata de ser optimista. Una contradicción hecha pareja. Desde un primer momento es difícil imaginarlos enamorados, o por lo menos, como una pareja feliz de jóvenes. Sin embargo, "La última tarde" nunca deja de ser una historia de amor contaminado por factores externos e internos, una historia de amor inconclusa que se llenó de desilusión, resentimiento y miedo. Ella huyó del Cusco y de su esposo porque ya no le encontraba un sentido arriesgar su vida por la militancia, pero conforme va avanzando la película vemos que hay más razones mucho más complejas que el simple hecho de salvar su propio pellejo. Ella le confiesa que abortó y él se molesta por qué no se lo consultó alegando que un niño le hubiera cambiado la vida, ante eso ella le responde algo así como “mi hijo hubiera hecho cola para verte en el penal o en el cementerio”. Durante la película hay varios choques entre los dos porque no piensan igual, porque son diferentes, lo que nos revela que la relación realmente nunca fue muy sana que digamos. 

En Netflix, la película Blue Jay de Alexandre Lehmann, protagonizado por Mark Duplass y Sarah Paulson, también sigue a una pareja que se reencuentra después de tiempo e incluso ella también se hizo un aborto porque eran demasiado jóvenes para tener un bebé. La reacción de él es diferente porque en su momento aceptó la decisión, pero siempre se quedó con la idea de lo que hubiera sido tener un bebé. Hay una cuota romántica en todas las conversaciones y la química de Duplass y Paulson produce ternura. De modo que quien ve la película realmente espera que ambos encuentren un modo de arreglar sus problemas y que el reencuentro inesperado se convierta en una reconciliación que los lleve a ser felices nuevamente, pero en el caso de "La última tarde", el amor que alguna vez sintió siempre estuvo en un segundo plano porque primero estaban ideas políticas de los dos.



No obstante, también es inevitable pensar; ¿una última conversación es todo lo que tienen que aspirar estas parejas? Pues, sí. A veces el amor, no es suficiente.  En las últimas escenas de "La última tarde", él casi la ahorca y la responsabiliza por la muerte de uno de sus amigos porque ella le contó a su padre lo que hacían y asume que su padre le contó a su tío que era policía y por eso llenaron de balas su casa matando a su camarada y ella acepta su culpa, pero aun así, los dos terminan en un cuarto de hotel consumando su relación no de una manera pasional, ni romántica, sino como consolándose de sus errores, de sus culpas, de sus sentimientos. Al final, el silencio entre los dos revela mucho más de las conversaciones que tuvieron, no hay duda que amos se amaron porque se aceptaron, con sus defectos y remordimientos, pero tampoco hay modo que merecían un final feliz con toda el peso emocional que cargan sobre sus hombros.

#Getout: Suspenso y prejuicio

Get out de Jordan Peele es un gran ejemplo de cómo se puede innovar un género utilizando viejas técnicas de suspenso añadiéndole un fuerte contenido social. La película no necesito toneladas de sangre y ni si quiera violencia, solo necesitó jugar con las expectativas y con los prejuicios para generarnos una sensación incomoda. En Get Out, la pareja principal es Chris (Daniel Kaluuya) y Rose (Allison Williams) va a visitar a la familia de Rose, siendo Chris el único afroamericano en el pueblo, una vibra rara acompaña las escenas de sus interacciones con demás e incluso con los otros afroamericanos que trabajan en la casa. 



Según Alfred Hitchcock, la diferencia entre la sorpresa y el suspenso es la información que le presentas al público y Get out hace uso de esta técnica de una manera inesperada ya que se enfoca siempre en la racismo. El público asume que todos se comportan de manera extraña con Chris porque es afroamericano, pero el giro en la historia es que estas personas en realidad ven a la raza de afroamericana de una forma superior y buscan aprovecharse de esta cualidad. La mamá de Rose hipnotiza a Chris porque la familia tiene un programa especial que traslada la conciencia de los viejos ricos en jóvenes afroamericanos que eran reclutados por Rose. Hay que destacar el talento de Allison Williams y es que durante gran parte de la película Rose fue la novia perfecta y comprensiva pero en el momento clave se revela que su rol principal era reclutar a estos jóvenes, entonces, su temple cambia y tenemos ante nuestros ojos a toda una cazadora. 



Chris logra salvarse de la operación al luchar por su liberad y en su escape asesina a la mitad de la familia de Rose pero no logra matarla a ella. En la última escena, las sirenas de un auto hacen que Chris se rinda y alce las manos, asumimos lo peor, que pese a que es la víctima, lo van a culpar de toda esta masacre… sin embargo, quien se baja del auto es su amigo. De ese modo, Get out ha probado que no necesitas secuencias llenas de sangre ni efectos especiales ni criaturas sobrenaturales generar terror, solo necesitas jugar con las expectativas y emociones del público. En ese caso, la intriga gira alrededor del prejuicio y la musicalización estuvo perfecta para crear una tensión en el aire. Hasta el mismo poster es una prueba de esta idea, vemos a Chris con los ojos llorosos y lo primero que pensamos es qué escena brutal está presenciando para ponerse así pero resulta que no está viendo ninguna tortura, no solamente está recordando cómo se sintió cuando murió su mamá. 



El final alternativo

Personalmente, considero que el final que vimos en el filme es perfecto porque es una suerte de victoria para el protagonista, sin embargo, desde un punto de vista cínico, el final alternativo es mucho más terrorífico. Según ha revelado el director, Jordan Peele, las autoridades encuentran a Chris justo cuando está ahorcando Rose y obvio, Chris termina en la cárcel sin decir una sola palabra de lo que pasó porque nadie le creería así como nadie le creyó a su amigo cuando reportó su desaparición.



 El director tuvo varios finales alternativos para esta historia, sin embargo, el que se ve en el cine es coherente y el final alternativo quizás hubiera sido más realista, pero al mismo tiempo hubiera dejado un sabor demasiado amargo, mientras que el final original deja al espectador satisfecho. 

sábado, 20 de mayo de 2017

#GuardiansOfTheGalaxy: El Awesome Mix de James Gunn

Si le preguntas a alguien qué es lo que hace a Guardianes de la Galaxia tan diferente de las demás películas del universo de Marvel, la respuesta será la música, una grata cortesía del director James Gunn. Sin embargo, el estilo de James Gun va más allá de poner canciones geniales al Awesome Mix Vol. 1 y 2, si prestamos atención vamos a ver cómo es que la música es una pieza trascendental en el desarrollo de la historia de estos atípicos superhéroes. 



Según el propio director, la meta es que estos hits ayuden el avance del argumento y, como podemos ver, el resultado es que las canciones intensifican nuestra conexión con los personajes porque evocan emociones. En la primera escena de la primera película, Star Lord prende su walkman y se pone a bailar con el fondo de “Come and get your love” de Redbone y en la segunda película, como una suerte de paralelismo, el intro nos presenta a baby Groot bailando al son de “Mr. Blue Sky" de Electric Light Orchestra mientras se desarrolla una pelea entre los Guardianes y un gran monstruo gigante. Desde el comienzo, la segunda entrega se muestra familiar, entretenida pero sobre todo, musicalmente atractiva. 


Come and get your love
Mr. Blue Sky

 Lo particular del uso de la música de Gunn es que se trata de un sonido diegético, lo que quiere decir que las canciones se originan dentro de la narrativa de la historia. Cada canción es reproducido a través de algún reproductor en la misma película, como los casette de Peter, la radio del auto de Ego, etc, etc. Y todas las canciones de Awesome Mix Vol. 2 han sido seleccionadas minuciosamente hasta el punto que las mismas letras tienen un significado más profundo cuando analizamos el contexto de las escenas donde las escuchamos. Este es el por qué el "Father and son" de Cat Stevens nos genera un par de lágrimas sobre todo después de ver el sacrificio de Yondu por Peter y es que la misma letra habla de una relación de un padre y un hijo no muy lejano a la relación paternal y disfuncional de Yondu y Peter. 

*Comienza la música*

 La razón por la que estas canciones quedan perfectas en la historia es porque a diferencia de otros filmes donde el soundtrack es agregado en la etapa de edición, James Gunn elige primero las canciones y desde ellas construye la historia. En ese sentido, Guardianes de la Galaxias 2 tiene como base la familia y el soundtrack refleja esa idea. 



El soundtrack Suicida

Para mala suerte de la DC, Guardianes de la Galaxia evidencia las falencias en la edición del Escuadrón Suicida. El sonundtrack de la película de la WB tiene buenas canciones, pero lo malo es que ninguna de estas genera ni la más mínima sensación, es como si tuviera un montón de canciones geniales y solo las pusieron allí porque el simple hecho que son geniales sin tomar en cuenta el contexto de las escenas ni tampoco el tiempo de las mismas. En los primeros minutos tenemos un bombardeo de estilos al momento de introducir a varios personajes. Claro que El Escuadrón Suicida tuvo un proceso diferente al de Guardianes al momento de construir su historia y en la edición, sobre todo con los problemas que se registraron detrás de cámara con el estudio, sin mencionar que no todos los filmes necesitan apoyarse en su soundtrack para ser memorable, de todas formas, hay que tomar en cuenta el soundtrack debe aportar y no distraer. Después de ver una película con Guardianes, pensar en el Escuadrón Suicida es recordar el gran potencial desperdiciado, cuyo trailer con el espectacular fondo de “Bohemian Rhapsody” de Queen es mucho mejor que el film en sí mismo.


sábado, 13 de mayo de 2017

#Sense8: La megaproducción más ambiciosa de Netflix

Sense8 de Netflix es una megaproducción espectacular en todos los aspectos; es una oda a la diversidad y a la aceptación, se desarrolla en varios países del mundo, cuenta una historia única en su naturaleza y debido a la conexión "sensate", el plano audiovisual pasa a un nuevo nivel gracias a su extraordinaria edición. Las hermanas Lana y Lily Wachowski vuelven a utilizar a la ciencia ficción para reflexionar sobre el sistema, así como lo hicieron con The Matrix, solo que en esta oportunidad son 8 personas en 8 ciudades que comparten una conexión espiritual y emocional y aunque no están destinados a salvar a la humanidad, tienen la misión de sobrevivir. 



Facetime sin el celular 

 La T1 de Sense8 estuvo enfocado en cada uno de los 8 sensantes de forma personal. Las historias de estos 8 extraños se entrelazaron - coincidentemente todos hablan inglés a pesar de vivir en distintas ciudades del mundo- y sus diferentes perspectivas son lo que los ayuda a cada uno de ellos a arreglar los problemas en los que se han metido mientras que van tratando de revelar el misterio de su propia condición. La T2 ha nivelado el peligro de ser un sensante con el trama personal. Ahora, Whispers, el enemigo principal de la primera temporada, toma un rol mucho más activo y amenazante. Como suele suceder, Whispers trabaja para la misteriosa organización BPO que está experimentando con los sensates. Gracias a Will, Riley, Nomi y Kala conocemos un poco más de la mitología detrás de los sensates. ¿Y qué es exactamente un sensante? Pues, un especie con un nivel más avanzando que el homo sapiens y cuya conexión con su propio grupo y con otros como ellos los pone en peligro. En pocas palabras: "Facetime without a phone".



 Aquí más o menos un resumen del plot principal de los 8 sensates: 

 -La historia de Will Gorski (Brian J. Smith) y Riley Blue (Tuppence Middleton) están en una guerra fría con Whispers (Terrence Mann) y es que Whispers tiene el poder de entrar a la mente de los sensates que han tenido la mala suerte de ver sus ojos fijamente. 
-La historia de Kala Dandekar (Tina Desai) se enfoca en su diatriba por su lealtad a su esposo y su amor por Wolfgang Bogdanow (Max Riemelt). 
-La historia de Nomi Marks (Jamie Clayton) gira al rededor de vivir como una fugitiva mientras utiliza sus habilidades de hacker para ayudar a los demás y para investigar sobre la naturaleza de los sensates con ayuda de su novia Amanita Caplan (Freema Agyeman) y su amigo Bug.
-La historia de Lito Rodriguez (Miguel Ángel Silvestre) está centrado en la crisis profesional que lo afecta tras salir del closet. 
-La historia de Capheus "Van Damme" Onyango (Toby Onwumere) se va por el camino de la política luego de que un reportaje lo hace popular y da a conocer su liderazgo en el pueblo. 
-La historia de Sun Bak (Doona Bae) es básicamente la búsqueda por aclarar su nombre/venganza contra su hermano quien es responsable de todos sus males. 


La serie se divierte con sus dúos sobre todo ahora que los sensates están conscientes de su conexión y cada una de las habilidades de demás puede ser aprovechadas por uno o por otro. Las escenas más divertidas siempre vienen de la mano del melodramático de Lito, las más intensas por parte de Wolfgang, las más tiernas/valientes por parte de Sun y Capheus, las mas adorables vienen cortesía de Nomi y Amanita. En esta temporada, aunque sin dar protagonismo a otros grupos sensates, conocemos a varios de ellos, algunos como aliados y otros como enemigos, pero todos en peligro porque son cazados por Whispers. Resulta que un sensate puede conectarse con otro en todo el mundo y hay muchos que han estado escondidos. La mayoría de los sensates toman un bloqueador que inhibe su conexión. Un bloqueador que oportunamente, Kala, como farmacéutica, logra fabricar ese bloqueador.


 Las habilidades de los sensates siempre tan oportunos.

Y aunque Amanita no sea oficialmente un sensate, deberían declararla como miembro honorario ya que es a través de las explicaciones que le dan o que ella da que el espectador entiende como funciona todo esto del sensante. Lo cool de esta temporada es que además de Amanita y Bug, el compañero de Will saben lo de los sensates. Sin mencionar que otras personas también se dan cuenta pero prefieren hacerse los locos.




 Se viene una guerra 
 Al final de la temporada, Whispers secuestra a Wolfgang justo cuando estaba a punto de irse a Paris a encontrarse con Kala, todo esto luego que todo el equipo ayudara a Sun a enfrentarse con su hermano. A este momento, aunque hay varias tramas sin conclusión, la mayoría de los sensates estaban en un punto estable, Lito actuará en una película de Hollywood, Sun decidió no matar a su hermano, Capheus continuaba en su campaña electoral y por lo menos, el padre de Nomi ha dado el gran paso de llamarla "hija" y ella junto a Amanita se comprometen en una de las escenas más tiernas de la serie.



 Antes de que secuestren a Wolfie, su enfrentamiento con otra sensate en un bar es la secuencia más impresionante de la segunda temporada. Pero luego, el "rescate", que en realidad termina siendo el secuestro de Whispers y Jonas Maliki (Naveen Andrews) también es espectacular. Lo genial de esta escena es que en realidad todos los sensates están presentes físicamente. Sense8 ha terminado en un gran cliffhanger avizorando que se viene una guerra y dejando grandes preguntas, siendo la principal, ¿tendrán una tercera temporada?


¿Tercera temporada a la vista?

 La segunda temporada ha representado un gran reto para la producción y según se ha dado conocer, también ha generado problemas. En abril del 2016, Aml Ameen dejó la serie por diferencias creativas con Lana Wachowski y tuvo que ser reemplazado por Toby Onwumere y la verdad es que el muchacho no ha hecho un mal trabajo, se ha acoplado a la perfección con el elenco.


Por su lado, la misma Lana Wachowski tomó más responsabilidades en el aspecto creativo y en la dirección artística de la serie porque su hermana Lily se tomó un "break" (se dice que su alejamiento se debió a su transición de hombre a mujer). Hay que recordar que debido a la particularidad de la serie, la producción también representa una pesadilla por los viajes que han tenido que hacer en donde prácticamente tienen que recorrer el mundo y a esto hay que agregarle el presupuesto. Según rumores, la segunda temporada excedió su presupuesto original, el cual se multiplicó en comparación a la primera temporada.



Sense8 es uno de los proyectos más ambiciosos de Netflix por lo que representa una gran inversión y si bien la buena crítica ayuda, estamos en una época en la que Netflix ya está empezando a cancelar series siendo Bloodline la primera serie cancelada por esta plataforma. Pero Sense8 tiene varias cosas a su favor; es original, única, diversa, multicultural, es orgullosamente de la comunidad LGTB, hasta el punto que todo el elenco se fue a Brasil para participar en la marcha de orgullo gay y Lana y Lily se ven absolutamente comprometidas en este proyecto. Lana Wachowski ha revelado que al momento de escribir a Nomi Mark usó su propia experiencia como una mujer transexual.



La serie por sí misma es una celebración de la diversidad cultural y de la sexualidad. Los cliffhangers que ha dejado Sense8 en su segunda temporada son demasiados y Netflix sería muy cruel si decide cancelarlo, por lo que creo que tiene una tercera temporada asegurada, aunque tengamos que esperar un buen rato. Hay que recordar que Netflix anunció la renovación de Sense8 el 8 de agosto, cumpleaños de los sensates, y también que pasaron 2 años para ver la segunda temporada.

 Pensamientos finales 
 -Si bien la segunda temporada sobrepasó todas mis expectativas, aun no creo que haya superado la primera entrega. Pero no importa porque Sense8 está hecha para disfrutar.
 -Para un grupo que está en peligro, a los sensate les gusta irse de fiesta en fiesta.
-Me encanta los poderosos dialogos/ discursos que abrazan la tolerancia y rescatan el romance en sus diferentes estados. La relación madura y saludable de Nomi y Amanita, cuya complicidad es fenomenal, la frescura del enamoramiento nuevo de Will y Riley aunque estén rodeados por el peligro de Whispers, el amor prohibido de Wolfie y Kala y la incondicional de Hernando y Lito cuya relación pasó de ser privada a ser pública y la nueva relación de Van Dan. Sense8 tiene como base el amor y no solo el amor de pareja, sino el de amigos y el de la familia.
 -Orgia de la segunda temporada > origa de la primera temporada.
-Imposible superar es el momento "What's up" de la primera temporada, así que ni si quiera lo intentaron, solo se conformaron con un remix.
-Dani es tan cool. No sabemos si es que Lito le llega a decir la verdad de los sensates a Hernando y Danie porque realmente quiero ver la reacción de los dos, pero en especial la de Dani.
 -Tenía mis dudas de Bug pero sus rarezas lograron ablandar mi corazón.
 -De todas las historias, probablemente la que más me gusto es la de Sun. Todos los personajes están bien construidos, veamos una vulnerabilidad y una fortaleza en cada uno de ellos, pero Sun... es genial lo bien que han creado este personaje; es la luchadora del grupo y también el corazón, la más sensible en demasiados aspectos sin que esto represente una debilidad.




martes, 9 de mayo de 2017

¿Es necesaria una segunda temporada de #13reasonswhy?

Netflix renovó 13 reasons why para una segunda temporada, pero ¿realmente es necesario una segunda entrega? 


 El problema de Hannah Baker 

 En el libro de Jay Asher del que está basado la serie, Hannah Baker sobrevive el querer quitarse la vida y quizás, si eso hubiera sucedido, una segunda temporada centrada en Baker sería absolutamente justificada, pero no es así, la vimos cortarse las venas en la bañera y también vimos el duelo de Clay y de sus padres. Entonces, con Baker muerta, ya no hay más historia que contar de su parte y aun así, es oficial. Netflix ya hizo el anuncio. El escritor Brian Yorkey ha dicho “la historia de Hannah Baker aún no ha terminado. Ella es una parte integral de lo que sería la siguiente temporada, y ella sigue siendo el centro de la misma. Uno de los elementos fundamentales de la serie es la relación del pasado y el presente”.



 La presencia de Baker quizás se refiere a que aparecerá en flashbacks porque ya no hay más cintas y tampoco hay más que aportar. Fuimos testigos de lo que pasó y sinceramente, sobreexplicar las cosas podría empeorarlas. Además, ya vimos como es que Hannah Baker no es una narradora en la que podemos fiarnos. El reto de los productores en la segunda temporada es precisamente insertar a Hannah Baker en una nueva narrativa en donde el protagonismo será las consecuencias de su muerte, pero al mismo tiempo este reto representa un dilema: ir por el camino de mostrar una solución a cada uno de los problemas que presentaron le quitaría ese realismo brutal que caracteriza a la serie, sin mencionar el mensaje peligroso del cual ha sido acusado; la idealización del suicidio.



 Aunque 13 reasons why ha generado polémica por los temas que aborda, también hay que reconocer que pese a la intención de generar un debate de estos temas, hay quienes podrían interpretar que el mensaje final de la serie no es una advertencia del peor escenario, sino una incitación.  Profesionales están advirtiendo sobre el "peligro" de esta serie y del temor que hay de que los sucesos en la ficción (el suicidio sobre todo)  se vuelva una tendencia entre los adolescentes. Por supuesto, Netflix siempre ha colocado una advertencia y tras la controversia, pues, los guionistas y productores se deslizan en una línea muy delgada respecto al mensaje que quiere promover, porque así es, 13 reasons why no nos dará respuestas, pero sí deja una moraleja.

Bienvenido a una nueva temporada 

 Como su mismo título lo dice, 13 reasons why se centró en las razones por las cuáles Hannah Baker tomó la trágica decisión de suicidarse. Para TvLine, aunque la serie haya dejado varias preguntas al aire, la historia siempre ha sido de Hanna Baker, es a través de ella, de sus cintas y de su perspectiva, que conocemos a los demás, continuar sin ella cambiaría totalmente el panorama. Debido a que 13 reasons why desarrolla temas complejos está rodeados de cierta oscuridad, por lo que esperar un final feliz o una resolución adecuada está fuera de las opciones. Pero debido al éxito de la serie era obvio que Netflix iba a renovarlo.



Se especuló bastante que la segunda temporada sería una suerte de reboot sobre sí misma para abordar el tema de los tiroteos escolares teniendo como centro el misterio de lo que le pasó a Alex. Y es que la intriga fue un elemento que funcionó muy bien en la serie y de todas las historias abiertas que se dejaron el caso de Alex ha generado varias teorías siendo las dos más populares que Alex intentó suicidarse y que Tyler fue quien le disparó. Por supuesto, no sabríamos la verdad hasta el final de la temporada como sucedió con Hannah y esto serviría como excusa para seguir al resto del grupo.  Esta historia tendría mucho más sentido para una segunda entrega e incluso podríamos ver la perspectiva de Alex y Tyler sobre Hannah.



Una sola temporada fue suficiente 

El principal problema de 13 reason why no es su título sino su tono. Según los productores, esta serie sirve para generar una reflexión sobre el suicidio juvenil, el acoso escolar y los problemas de los adolescentes. El final es una reflexión también, un ejercicio para el televidente quien se debe imaginar lo que sucedió después. Para algunos se hizo justicia y para otros, no pasó nada, no cambió nada. Pero el ver cómo se desarrollan estos tramas, si es que Bryce va a la cárcel, si es que Justin en realidad se fue, etc, etc, menoscabaría la historia de Hannah cualquiera sea la resolución porque podría alejarse de su realismo o podría entrar a un escenario mucho más oscuro. No obstante, en una época donde el público tiene una gran influencia sobre las decisiones de plataformas y canales, las producciones de Netflix tienen un gran chance de recibir una segunda temporada aunque su historia no lo necesite. Vamos, realmente necesitamos más tiempo en personajes secundarios como Courtney y Marcus,  De todas formas, recién sabremos si vale la pena cuando veamos la segunda temporada porque lo constante en Netflix es que sigue sorprendiendo para bien o para mal.

domingo, 7 de mayo de 2017

#GuardiansOfTheGalaxy Vol 2: La armonía emotiva y humorística de Marvel

James Gunn ratifica su estatus de uno de los mejores directores en Marvel y consolida su posición como uno de los mejores musicologos en el cine. Guardianes de las Galaxia Volumen 2 ha sido inesperadamente emotiva y extraordinariamente entretenida. Lo mágico de la franquicia de los Guardianes es que si bien puede distinguirse de las demás producciones de Marvel, no deja ese estilo rítmico y humorístico de su primer volumen. En ese sentido, lo especial, se mantiene y se fortalece gracias a que su historia giró al rededor de la familia. 



Todo sobre la familia... 

Desde el comienzo debo decir que Guardianes de la Galaxia Vol 2 tiene uno de los mejores intros de todas las películas, por supuesto, aprovechándose de la adorable ternura que baby Groot transmite. La cinta está plagada de secuencias de acción y del humor que ya los caracteriza; Peter Quill "Star-Lord"  (Chris Pratt) y Rockett Raccon (Bradley Cooper) basan su humor en el sarcasmo, Drax (Dave Bautista) causa risa por sus comentarios inapropiados, Mantis (Pm Klementieff) por su candidez y Gamora (Zoe Saldana) y Nebula (Karen Gillan) por sus enfrentamientos continuos. 


Demasiado adorable para matar.

 Ha sido una grata sorpresa que la publicidad de Marvel no revelara quién era el enemigo principal de turno. Recordando que los trailers han tenido su cuota de cool pero cero spoilers, lo que se agradece, porque, como en pocas oportunidades, le han dado el chance al espectador de disfrutar cada giro en la historia. James Gunn dijo en una entrevista que el volumen 1 era sobre la conformación de este atípico grupo y que el volumen 2 trataría sobre el significado de la familia, pero no esperaba que fuera tan emotiva hasta el punto de llenarme los ojos de lagrimas tras el funeral de Yondu (Michael Rooker), quien se sacrificó para salvar a Star-Lord tras la épica batalla contra El Planeta Ego (Kurt Russell).   Y no es para menos, pese a su actitud hosca, salvó a Star- Lord, lo crió como su hijo y lo volvió a salvar en el volumen uno. Nunca rompió el código, es más creó un código propio que ahora es parte de Rockett. 




Al final del día, además de una gran aventura, el mensaje que deja la película es que lo más importante es la familia y en el caso de los Guardianes, ellos han elegido que son una familia disfuncional y con eso vuelve a distinguirse de los demás, porque si bien los Vengadores son cercanos, no pueden calificarse de una familia del mismo modo que los Guardianes. Como suele suceder, todos estuvieron fenomenales en sus roles, pero Yondu se robó el show lo que es todo un mérito considerando que el roba escenas de la película es el adorable Groot.

Equipo = Familia

La armonía de Marvel

Guardianes es un gran ejemplo del cómo aprovecharte de tu soundtrack en momentos claves.  James Gunn vuelve a hacer uso de su impecable gusto musical para aportarle un plus a las escenas y complementar a la perfección al sentimentalismo en la historia. A diferencia de Suicide Squad donde la música fue insertada sin tomar en cuenta el contexto causando un efecto cacofónico distractor (sin mencionar que más parecía un remix de mejores one-hit wonders), en ambos volúmenes de Guardianes, las canciones tienen el propósito de reforzar el mensaje de fondo y logrando transmitir una armonía familiar. Finalmente, aunque me parecía una exageración colocar 5 escenas post créditos, la verdad es que no se sienten de ese modo. En Guardianes no hay escenas que sobren o que aburran, es entretenida y emocionante de principio al final.