jueves, 31 de enero de 2013

Lo mejor y lo peor de Private Practice



16.- Lo peor: El titulo
Ya lo dijo Cooper en el último capitulo: “El titulo apesta” y para ser sinceros tampoco tenía sentido. La serie se desarrollaba en una oficina de doctores privada pero atendían a todo tipo de pacientes. Además, no nos olvidemos del hospital. La “practica” no tenía nada de “privada”. Una decepción, Shonda, una decepción.

15.- Lo mejor: Los crosover
De vez en cuando, Shonda Rhimes tenía que recordarnos que Private Practice era el hermanito menor de Grey’s Anatomy. No hay nada como cruzar los caminos de estos doctores. Claro, no todos los crossovers fueron buenos, pero al menos podíamos volver a ver a Addison en Seattle o un reencuentro con Mark en Los Ángeles.

14.- Lo peor: El extra dramatismo y los dilemas éticos
Grey’s Anatomy se puede coronar como el rey del drama pero Private Practice le ganaba en los casos locos donde el paciente tenía como principal problema el extra dramatismo. Y por supuesto, los doctores discutían sobre los dilemas éticos de cómo actuar frente a un problema. Muchas veces cruzando la línea de la cordura para hacer lo correcto. Si no recordemos que después de que Amanda le destruyo la vida a Violet, ella aun estaba dispuesta a ayudarla.

13.-  Lo mejor: Amelia, la oveja negra de la familia Shepherd
Amelia Shepherd llegó a Private Practice con el credencial de ser la oveja negra de la familia Sheperd. Parecía exagerado darle ese titulo porque la mujer era divertida y relajada, pero cuando sus demonios comenzaron a sumergir, entonces nos dimos cuenta que Amelia era el personaje más jodido de la serie. Desde sus problemas con las drogas hasta su rehabilitación, pasando por dar a luz un bebé sin cerebro, Amelia no era la oveja negra de la familia, era la sobreviviente.

12.- Lo peor: Sheldon, de personaje secundario a extra
Pobre Sheldon. El talento de Brian Benben fue ignorado, desde que apareció. Vamos, le dieron la misma historia en todas las temporadas. Sheldon era el buen tipo que encatantaba a las mujeres pero que nunca se quedaban con ellas. Si no pregúntenles a Violet, Charlotte y Amelia. Cuando por fin le sale una, se enamora de una mujer que está muriendo de cáncer. De nuevo, pobre Sheldon. Pese a ser parte del elenco parecía un extra molestoso.

11.- Lo mejor: Cooper, el pervertido pediatra
Tal vez decir pervertido pediatra suena fuerte, lo siento, no es mi intensión pero esas palabras describen perfectamente a Cooper. Pese a ser prácticamente un enfermo sexual, (al menos durante la primera temporada), también era un excelente doctor de niños, lideando con los problemas de sus pacientes como si fueran propios. El encanto de Paul Adelstein convirtió a Cooper en uno de los personajes más queridos de Private Practice.

10.- Lo peor: Violet, la insoportable
Si Cooper es el más querido, Violet es el más odiado. No sé en qué momento exactamente, Violet se transformo en un personaje insoportable. Hubo un momento en que todo parecía girar a su alrededor y la mujer tomaba las peores decisiones en la historia. Tampoco es que fuera una buena doctora. En la última temporada trato de redimirse pero no podemos olvidar lo fastidiosa, necesitada y narcisista que era.

9.- Lo mejor: Team Jake
A penas Jake apareció, hasta Shonda sabía que tenía que quedarse con Addison. Se trataba del hombre perfecto (o lo suficientemente paciente para lidear con Addison). Felizmente, Addison eligió a Jake y como parte del Team Jake, se lo agradezco.

8.- Lo peor: El prejuicioso Sam
Los prejuicios de Sam y su terquedad aniquilaban cualquier encanto de Sam. Lo que es contradictorio porque después de gritar a los cuatro vientos que Addison era el amor de su vida y pese a eso no quería tener hijos con ella, terminó con volviéndose a casar con su ex que estaba embarazada. Inconsistencias, hasta las mejores series sufren de eso. Además, Sam es, sin duda alguna, el personaje más aburrido de la televisión.

7.- Lo mejor: Addison es mamá
El único deseo/sueño de Addison se hizo realidad. Después de pasar por todo lo que pasó (los tratamienos para la fertilidad, una adopción frustrada, etc), era lo justo.

6.- Lo peor: El amargado de Pete
Otra inconsistencia en Private Practice fue Pete. Se supone que era un doctor especializado en medicina alternativa. Una especie de hippie médico pero el tipo era el más amargado de la serie.  Creo que en las 5 temporadas en las que estuvo sólo sonrió una vez. Era imposible que sea feliz. Relacionarlo con Violet tampoco fue una buena idea y hacerlo un sabeloto, nos hacía empatizar a Violet y odiarlo.

5.- Lo mejor: Jack
En Private Practice era James pero para mi siempre será Jack. Fue bueno volverlo a ver en la televisión, aunque hubiera sido mucho mejor si se cortaba el cabello.

4.- Lo peor: Sam y Addison
Peor Pareja de la Televisión. Nada más.

3.- Lo mejor: El juguete sexual de Violet
¿Quién diría que el juguete sexual de Violet se convertiría en The Arrow? Shonda Rhimes tiene buen ojo para los casting.

2.- Lo peor: El cliché de Shonda Rhimes
Private Practive también tiene una larga lista de personajes que han muerto. Quizás la muerte más impactante fue la Dell o el suicidio de la madre de Addison. No todas las muertes tienen una justificación de ser. Después de todo, Shonda Rhimes tiene el cliché de matar  ficticiamente.

1.- Lo mejor: Cooper y Charlotte
Mejor pareja de la televisión. Shonda Rhimes nos ha presentado una gran cantidad de parejas en Grey’s y Private Practives pero Cooper y Charlotte no sólo es una pareja ortodoxa si no también un de las más estables. Confirmando que los opuestos se atraen y pueden funcionar en su totalidad.

Mención honorable: Charlotte.
El mejor personaje femenino de la televisión. Tienen que verlo para creerlo.

domingo, 27 de enero de 2013

Adiós, Addison


Esta semana, Private Practice llegó a su fin. Recordemos que la serie protagonizada por Kate Walsh fue el spin off de Greys Anatomy, enfocado en la vida de Addison después de abandonar Seattle. Television Without Pitty se refiere a esta serie como el “hermano tonto” de Greys Anatomy y en cierto modo es cierto, es el hermano de Grey's pero de tonto tiene muy poco. Private Practice nunca logró superar en popularidad al consolidado engreimiento de Shonda Rhimes, pero la productora/creadora tenía un particular gusto por el drama melodramático y obviamente por Kate Walsh, así que simplemente le creó una serie a su medida.


In Which we say goodbye fue un final lleno de bodas.

De antagonista a protagonista

Addison Montgomery Forbes no nos dio una primera buena impresión. Era la esposa de McDreamy, el obstáculo principal entre Derek y Meredith, sin mencionar que era la “mala” de la historia por haber engañado a su esposo con su mejor amigo. En el papel, deberíamos odiar a Addison Montgomery pero hay algo especial respecto a Kate Walsh, un toque mágico que hace imposible desarrollar un sentimiento negativo hacia ella. Vamos, la pelirroja sólo trataba de arreglar su matrimonio y Derek ni si quiera hacía el esfuerzo.


Parece perfecta pero es una simple mortal con muchos pero muchos defectos e inseguridades…

Nunca entendí el por qué Addison no se rendía con Derek y hasta el final lo consideró “el señor perfecto”.  ¿De verdad, Addison? ¿De verdad? Estas hablando del tipo que también te engañó, que te utilizó y humilló, que llamó a Meredith una zorra y que básicamente es un imbécil. En fin, después vino Mark, después Alex y cuando era obvio que ya no podía ser simplemente una más del elenco, Shonda Rhimes decidió darle su propia serie.


Perfectos ni en teoría. El episodio “If/Then” confirmó que Derek y Addison no eran la perfecta pareja que aparentaban ser.

Private Practice, no es el mejor titulo pero bueno…

El drama se traslado a Los Ángeles con relaciones mucho más enredadas que en Grey’s Anatomy (como si fuera posible). Shonda aproximo el mundo de Addison de tal modo que no pudieran darse las comparaciones. Sí, era el spin off de Grey’s, también había tramas médicos pero el melodrama se robaba la historia. Sin mencionar que todos los personajes era disfuncionales pero agradables, bueno, la gran mayoría.

   
Todos freakys en un modo particular.

Entonces teníamos a Pete, el doctor hippie con la actitud más amarga del planeta, a Sam, el moreno pre juicioso casado con la mejor amiga de Addison, Cooper, el amigable y ninfomano pediatra, Charlotte, el personaje femenino más cool de la televisión, Naomi, la mejor amiga de Addison infelizmente casada con Sam y  a Violet, la psicóloga que nadie quisiera tener. Ah, me olvidaba de Dale, el chico hot que falleció en la tercera temporada.


Tvfanatic tiene una escala que mide que tan molestosa se pone Violet en cada capitulo.

Addison se acuesta con todos... es el resumen de la serie.

Personajes vienen personas van… así conocimos a Sheldon, el psicólogo ignorado y maltratado de la serie, o para que entiendan mejor, el Quinn (Glee) de Private Practice. Luego vino Amelia con un dramón que bien pudo otorgarle un spin off. De nuevo, el centro seguía siendo Addison, algunos de los casos ni si quiera importaron porque el mundo giraba en torno a Addison y su tormentosa vida amorosa. Muchos pasaron por ella y siempre encontraba un modo de arruinarlo. El momento más bajo de PP fue su relación con Sam. Primero, ya era demasiado incomodo que se tratara del ex de su mejor amiga y segundo, digan lo que quiera, Sam puede ser guapo pero es recontra aburrido.


Peor pareja de la televisión.

Dentro de las mejores cosas que tuvo Private Practice fue mostrarnos un amor anormal y duradero, Cooper y Charlotte nacieron para estar juntos, las pasaron negras (desde una violación hasta la aparición de hijo ilegitimo). Lo diré de nuevo, Charlotte tiene que ser uno de los personajes femeninos más cool de la televisión. Lejos del cliché de la mujer sumisa y cariñosa, aquí tenemos a una pervertida sexual, fría como viento y peligrosa como el mar. Si viviéramos en un mundo justo, KaDee Strickland tendría un Emmy y un Globo de Oro cuando le tocó la historia de la violación pero nada.


Mejor pareja disfuncional de la televisión.

Un final feliz para todos… menos para Sheldon

Sorpresivamente, el año pasado se anunció que la sexta temporada de Private Practice sería la última y sólo contaría con 13 episodios. Ya en la quinta entrega, la incorporación de Benjamin Pratt como Jake avizoraban un panorama otro dilema amoroso para Addison, quien por fin obtuvo lo que más quería en el mundo adoptando un bebé llamado Henry. El equipo Jake le ganó al equipo Sam y Addison conseguía la felicidad absoluta. Ahora solo faltaban los demás.


Dianna Agron siente tu dolor Sheldon…

Charlotte y Cooper descubrieron que estaban embarazados de trillizos, Amelia conoció a un hot doctor interpretado por el que hacía de Jack en Jack and Bobby, Sam conoció a una enfermera pero terminó con una embarazada Naomi (¿no que no quería bebés y amaba a Addison?), bueno los finales no necesitan tener sentido, por eso Violet superó la muerte de Pete y escribió un libro llamado “Private Practice”. Aquí el chiste interno, Cooper le dijo que era un titulo horroroso…


Miren es Jack... con el pelo más largo.

Y aquí mi queja el único que no termina feliz es Sheldon. En un tercer plano pese a tener un episodio enfocado en él, de hecho, todos tuvieron su episodio (gran experimiento Shonda), Sheldon termina cuidando a su nueva novia, una moribunda. ¿De verdad? ¿No era suficiente hacer que se enamore de imposibles, que nunca obtenga a la chica, ahora que la tiene se va a morir? No podías con tu genio, ¿verdad, Shonda?


Sin comentarios, todos felices menos Sheldon… 



Paradógicamente, esta semana también vimos a Arizona y Callie en una playa ¿otra escena reciclada? Parecía la misma playa

Avizorando el final de Grey’s Anatomy

Considerando la obsesión que Shonda Rhimes  tiene por las tragedias, el hecho que Private Practice haya tenido un final feliz es un milagro. Sin embargo, esto me lleva a reflexionar, Grey’s Anatomy ya está por su novena temporada y el año pasado, Kate Walsh nos impresionó a todos cuando decidió que ya no quería seguir haciendo Private Practice, lo mismo podría suceder con algunos de los actores (como casi ya sucedió) de Grey’s. El 2012 estuvo llenos de rumores respecto a la renovación del contrato del elenco, el cual tuvo varias bajas como Lexie, Mark y Teddy.


Mark y Lexie, aun cuesta recordarlos pero al menos están juntos en el más allá.

Además, 9 años es demasiado tiempo. Shonda debe estar pensando cuánto más podrá alargar su mayor orgullo, Grey’s, aunque tenga otros proyectos que comienzan a alzar vuelo, me refiero a Scandal, Grey’s seguirá siendo su bien más preciado. El final de Private Practice no afecta a Gey’s para nada y hasta deja la puerta abierta para jalar a algunos de los personajes a Seattle.  ¿Quién no quiere volver a ver a Amelia o a Charlotte y Cooper? Claro que eso entra en el campo de la divagación. De todas formas, el spin off ignorado, el hermanito vergonsoso de Grey’s Anatomy, el que caía en el rubro de placeres culposos, será extrañado gracias a sus imperfectos personajes y delirantes melodramas que pululaban entre los casos de Chicago Hope y las novelas mexicanas con un final satisfactorio para muchos.


PD: Gracias Shonda Rhimes por no matar a Addison.  

miércoles, 23 de enero de 2013

Los otros pasajeros oscuros…



Dexter define a su necesidad de matar como un oscuro pasajero que se apodera de él, pero si observamos bien la serie, no es el único que tiene un pasajero oscuro.

Ángel Batista
Oscuro pasajero: la bondad
Ángel Batista es demasiado bueno para su propio beneficio. Tal vez tenga un problema de tragos, pero siempre trata de hacer lo correcto y ayudar a sus compañeros. Aunque eso signifique que se deje pisotear por LaGuerta, o dejarse robar el puesto por Deb. Además, hay que mencionar que siempre intenta salvar a Quinn de sus estupideces por el simple hecho de ser su amigo y compañero.

Rita Bennett
Oscuro pasajero: Ser inocente
Rita ya había sufrido lo suficiente cuando conoció a Dexter. Estaba dañada, esa fue la razón principal por la que el buen Dex decidió involucrarse con ella, pero tampoco hay que criticarla mucho, después de todo Dexter tenía la cuartada perfecta de ser alguien normal. Aunque tal vez si la rubia hubiera sido un poco más despierta seguiría viva.

Joey Quinn
Oscuro pasajero: Little Quinn
Así como lo lees, el pasajero oscuro de Quinn es el “pequeño Quinn”. Desde que apareció en la serie, todas las mujeres con las que se ha metido Quinn le causan problemas, no solo en su carrera si no también en su vida personal. Hasta la propia Deb lo dejó tirando dedo… ¿A caso todos los que se llaman Quinn deben ser tan inafortunados?

Brian Moser – Ruddy Cooper
Oscuro pasajero: La fraternidad.
Brian Moser, el asesino del camión de Hielo, también tiene su propio pasajero oscuro y no, no tiene nada que ver con su instinto homicida pero sí con su exposición. Brian Moser quería llamar la atención de Dexter ha de lugar y lo consiguió con sus asesinatos tan bien calculados, como si fueran un juego de rompecabezas que Dexter sólo podría armar. Después de revelar su propia identidad como hermano de Dexter, incluso trató de convencerlo de matar a su propia hermana. De algún modo, esa extraña idea de tener a su hermano a su lado y vivir como dos asesinos libres fue el pasajero oscuro que lo llevó a la muerte.

María LaGuerta
Oscuro pasajero: Oportunismo obsesivo
¿Se acuerdan de la primera temporada donde María LaGuerta sólo era la “jefa”? Durante el tiempo que duró la serie, María solo buscó ascender en su carrera sin importar a quién lastimara en el proceso, incluido Batista y la propia Deb. Valiéndose de los métodos más ortodoxos como el chantaje y la intimidación. Bien, esa misma determinación que le consiguió la capitanía, la colocó en su investigación sobre el verdadero carnicero de Bay Harbor. Una pista en una escena del crimen y su amor por Doakes, la llevó a querer aclarar su nombre. María descubrió la verdad de Dexter pero no pudo hacer nada al respecto y terminó el precio final.

Hannah McKay
Oscuro pasajero: Ser la Robin de un Batman
Hannah McKay, el nuevo amor de Dexter, parece tener el habito de matar a gente que supone una amenaza para ella o para con quien este en el momento (Primero fue de Wayne y después de Dexter). No hay que olvidar que Wayne la llamó la Robin de su Batman por una razón. Y aunque se burle de la definición del Oscuro Pasajero, Hanna McKay también tiene uno.

Harry Morgan
Oscuro pasajero: Sindrome del Doctor Frankestien
Después de las miles de reflexiones de Dexter respecto a su pasajero oscuro y sobre todo en esta última temporada, podemos concluir que Harry Morgan también es responsable de impulsar al pasajero oscuro de Dexter. Si bien es cierto, Harry le dio un código y una especie de misión, no le lava las manos por el hecho de haber criado a un monstruo  Como dijo Deb, Harry pudo enfocar el problema desde otro angulo, pero en vez de eso diseño a Dexter como el asesino perfecto, jugando a ser un doctor Frankestein que no pudo soportar su propia creación.

James Doakes
Oscuro pasajero: La obsesión por Dexter
Sólo un monstruo puede reconocer otro, al menos eso fue lo que Dexter decía de Doakes. Pues “Sorpresa, Motherfucker”, tu pasajero oscuro te llevó a la muerte por querer cazar otra bestia (solo que más hábil). Doakes era de lejos uno de mis personajes favoritos, pero admitamoslo, el tío tenía un problema para controlarse. Claro, logró descubrir la verdad de Dexter pero también le costó la vida.

Deb Morgan
Oscuro pasajero: La ceguera histérica
Durante 6 años, el público quería que Deb usara esos conocimientos policiales para descubrir la verdad de su hermano, Dexter. Estuvo tan cerca tantas veces pero siempre había algo, es como si ella misma no quisiera verlo eso es lo que llamamos “la ceguera histérica”. La ceguera histérica es una condición donde por alguna razón no puedes ver algo que está frente a ti. Finalmente, el año pasado lo supo y su reacción fue totalmente creíble, consistente con un personaje ya establecido. No sólo presenció a Dexter matando a Travis si no que también abrió los ojos completamente ante la realidad de Dexter. Entonces, su oscuro pasajero cambió por un dilema ético y finalmente, cruzó la línea por querer proteger a su hermano matando a LaGuerta.

Dexter Morgan y su oscuro pasajero
Ya todos lo conocemos, hasta tiene una serie. Dexter es su propio pasajero oscuro, no es necesario dividirlos. Dexter es quién es y hace lo que haces porque es lo que quiere hacer.

Mención honorable: Vince Masuka
Oscuro pasajero: Ser Vince Masuka
No hay alguien más creapy que Vince Masuka… De verdad, ni si quiera Dexter y eso que es un asesino en serie.

jueves, 17 de enero de 2013

Dexter versus Dexter

Dexter Morgan, el antihéroe televisivo, el asesino encantador, el pasivo forense con un pasajero oscuro ha redefinido no sólo el mundo de las series, si no también el concepto del bien y el mal. Este año, Dexter acabará después de 8 largas y sorprendentes temporadas. No es la flojera de seguir alargando la historia, ni el estanque en el rating que lleva a esta serie de HBO a su final, simplemente Dexter quiere despedirse a lo grande. Antes de que la última temporada llegue analicemos un poco esta extraordinaria serie y entremos en la cabeza de Dexter.


De los libros a la pantalla chica. Dexter es parte del boom de los libros adaptados para la televisión.

El asesino carismático

Michael C. Hall parece haber nacido para interpretar a Dexter Morgan. Nadie lo haría mejor de él. Mejor prueba de eso es que Dexter fue recibido muy bien por la critica y por los fanáticos, pese  a ser una serie inquietante que expone el lado más oscuro de una persona trastornada  Dexter Morgan presenció de niño el asesinato de su madre, a quien descuartilizaron en frente de él, estuvo por días en un conteiner rodeado de sangre. Según su padre adoptivo Harry, eso lo marcó y es la razón por la cual Dexter se volvió un homicida en potencia.


Michael C. Hall ES Dexter Morgan.

Por su lado, Harry Morgan era un policía ejemplar hasta que se involucró con una de sus fuentes (la mamá de Dexter). Sintiéndose responsable por lo sucedido, Harry adopta a Dexter y lo entrena de manera tal que sus impulsos estén dirigidos a matar gente que se lo merece, como delincuentes y asesinos que logran salirse con las suyas o que el sistema no puede darles su lección. En una palabra le da un cógido. El famoso código Harry.


El código de Harry tiene como principal objetivo no ser atrapado.

El código Harry

Si bien es cierto, Dexter ha seguido este código desde el principio de la serie, también ha habido ocasiones en que ha matado solo porque quería matar, sin razones, sin investigaciones y sin remordimientos. Tampoco es que sea justificable quitarle la vida a alguien que es “malo”, después de todo, si matas no eres exactamente la mejor persona del mundo. En esta dicotomía se desarrolla la vida de Dexter, quien no se define como malo pero tampoco como bueno. Su oscuro pasajero sólo está canalizado.


El pasajero oscuro, el antihéroe moderno

En la séptima temporada pudimos ver cómo Deb luchando por entender el papel de Dexter en la sociedad, después de descubrir la verdad de su hermanastro. Este hecho marca un antes y después en la serie, Deb lo sabe y ahora qué va a hacer al respecto. Luego de querer ayudarlo a caminar, decidió dejarlo en paz, Dexter continuaría siendo Dexter pese a todo.

La evolución de Dexter

¿Cuál es la mejor temporada de Dexter? La primera temporada es simplemente imperdible, nos introduce al mundo de Dexter, nos da a conocer sus pensamientos y hasta llegamos a conocer su background además de presentarnos a su hermano, el asesino del camión de hielo. ¿Dificil de superar? En la segunda entrega Dexter estuvo un poco desorientado y antes de volver a encontrar su camino tuvo que enfrentarse a sí mismo. La policía buscaba al carnicero de Bay Harbor (Dexter). Por casualidades del destino, Doakes termina encriminado y muerto. Esta fue la primera vez que Dexter salió libre de viento y paja. Personalmente creo que es una de las mejores temporadas.


Elenco de la segunda temporada.

La tercera se enfocó en la bizarra amistad entre Dexter y Miguel Prado, quien paradogicamente buscaba al asesino de su hermano, por supuesto no sabía que ese era Dexter. Además, el pasajero oscuro también quería cazar al asesino en serie conocido como el “Despellejador”. No es la mejor temporada pero continiene escenas fuertes de peso debido al inesperado embarazo de Rita y su conflictiva relación con Dex.  La cuarta entrega es la mejor escrita hasta el momento. El acercamiento y posterior enfrentamiento entre Dexter y Trinity comprobó que Dexter podía tener un enemigo a su misma altura y hasta más astuto que él en momentos. Sin mencionar que el final de temporada es impactante en tantos niveles que asusta.


En sangre naces y en sangres mueres…

La quinta temporada ha sido muy criticada, sin embargo, para mi Dexter necesitaba componerse de nuevo sobre todo después de la inesperada perdida de Rita. La participación de Luman Pierce, quien se convierte en compañera tempora del pasajero oscuro de Dexter era una manera de perdonarse por la muerte de Rita. De nuevo, quizás la historia pudo haberse pulido un poco pero considerando que venían de un punto que cambio el juego en la historia, hicieron un buen trabajo  recontruyendo al personaje sin quitarle su esencia  La sexta entrega nos trajo una de los tramas más consistentes junto a un nuevo enemigo para Dexter, pasando por el dilema religioso del mismo y hasta nos freakeamos un poco con el descubrimiento de que Deb podría estar enamorada de Dexter. Lo más destacable de la sexta temporada es que finalmente, Deb descubrió la verdad de su hermano.


Deb, comenzó como un personaje secundario hasta colarse a ser la co-protagonista de Dexter gracias al asombroso talento de Jennifer Carpenter. 

Colandose al top 3 de las mejores temporadas, la séptima entrega lidio con las consecuencias del descubrimiento de Deb, quien como ya dijimos trato de salvarlo. Por su lado, Dexter encontró el amor en otra asesina en serie: Hanna McKay. Resulta que Hanna McKay era la nemesis de Deb y hasta cuestionó al oscuro pasajero de Dexter. Cualquier nombre que le de no cambiara el hecho de que es un asesino. Y con otro final de temporada de infarto en el que Deb mata a Laguarta para que no exponga ni siga persiguiendo a Dexter llegamos al preludio del fin.


Así como Michael C. Hall nació para interpretar a Dexter, Deb estaba destinada a darle vida a Deb.

No intentes esto en casa

Como hemos podido ver, Dexter ha sabido librarse de todos sus enemigos. Más que sus habilidades ha sido suerte. Una suerte ficticio en la que un asesino puede salirse con la suyas sin problemas. Es necesario remarcar esto: Dexter es ficticio, nunca será real ni podría serlo jamás.  El éxito de la serie reside en el carisma de los actores, los giros en el guión y el juego del ratón y el gato.


Dexter bajo la lupa.

Dexter encuentra un caso interesante, le causa curiosidad y en la investigación se acerca más de lo necesario, pagando las consecuencias de sus actos como ya lo hemos visto en las distintas temporadas. Dexter no es incapaz de sentir como hemos sido testigos visto con sus múltiples relaciones, pero es un tipo lógico que confía en su código. Un código que se supone debería mantenerlo a salvo. En la septima temporada, Dexter volvió a cuestionar su código y después descubrió que sus urgencias por matar siguen siendo lo primordial. Entonces, ¿hasta cuándo el código se mantendrá vigente? Ahora que Deb ha cruzado la línea, ¿qué será de ella? ¿Qué otro personaje dudará de la perfecta tapadera de Dexter? La octava temporada deberá cerrar una historia para consolidar el mito en el que se ha convertido Dexter. 

miércoles, 9 de enero de 2013

Consejos para Rizzoli e Isles




14.- Vean series de similares
Los guionistas deben familiarizarse con el tema para poder escribir un buen guión, por lo menos un guión con casos interesantes que no sean resueltos por vídeos  Vamos, tenemos series muy buenas que pueden servir como ejemplos y  no me importarían que les roben un par de ideas
.
13.- El episodio “Qué tal si”
Si seguimos el canon  televisivo en algún momento tendremos un episodio “Qué tal si”…  Sería entretenido ver cómo sería la historia si fuera Rizzoli, la incoherente forense e Isles, la alterada detective.

12.- El episodio céntrico
Otro cliché típico en las series es colocar a los protagonistas en un segundo plano, por lo menos en un episodio especial, para centrarse en otro personaje. Si bien es cierto, sin las interacciones Rizzoli & Isles, Rizzoli & Isles no vale la pena, esto no significa que los guionistas no puedan realizar un episodio centrado en Frost o en Korsak o hasta el mismo Frankie.

11.- Explotar el lado oscuro
Rizzoli & Isles es una de las series más ligeras en cuanto a drama criminalistico. No es necesario que se vayan al otro lado de la balanza, pero podrían tomar el ejemplo de Castle y tener episodios heavys como “47 segundos”  o “Kill Shot” mostrándonos el lado oscuro del trabajo policial y cómo este afecta a los detectives.  En resumen explotar el dark side de Jane.

10.- Incluyan a Colin Egglesfield
Colin Egglesfield tiene el rol de “Tommy”, el hermano menor de Jane y aunque al principio a muchos no les encantó su presencia, ahora, la cosa es diferente. Tommy no es la oveja negra de la familia Rizzoli, bueno, sí lo es, pero también es el “tonto” de la familia, siempre para metiendo la pata… lo importante es que lo interpreta uno de los hombres más guapos de la televisión y eso siempre atrae, así que Colin debería ser ascendido a miembro oficial en el elenco, solo por como se ve.

9.- Consiganle un buen interés amoroso para Maura
Una de las razones por la cual Tommy no fue muy agradable para los espectadores es porque se metió entre Jane y Maura. Sin embargo, no podemos olvidar el hecho que Maura necesita tener un interés amoroso que no sea un ladrón, el hermano menor de su compañera ni un absurdo asesino en serie… Necesita a alguien que esté a su altura y que sea totalmente diferente a Jane para que evitar las comparaciones.

8.- Arreglen a Casey
Si Rizzoli tiene que estar con alguien que no sea Isles, que sea Casey. Hay una dinámica tierna entre los dos actores. Lamentablemente, Casey ahora está muy mal tanto fiscicamente como emocionalmente, pero nada que los guionistas no pueden arreglar con una mágica operación. Casey y Jane funcionan mucho mejor que Jane y el papá de Bella Swan.

7.- Más Mamá Angela
Aunque a veces es insoportable tener a tu madre en el centro de tu trabajo, debo admitir que Angela se hace querer. Esta temporada tuvo sus propios dramas, así que por qué no involucrarla en un caso, después de todo ya trabaja en la comisaria.

6.- Denle más líneas a Frankie
Frankie debería ser más que el hermano menor que Jane y más que el policía que alcanza documentos. El año pasado, Frankie no pudo ser detective pero siempre puede volverlo a intentar. Vamos, están desperdiciando el talento de Jordan Bridges, quien no solo puede ser comico si no también dramático.

5.- Más bromance
Hablando de Frankie, a quienes también deberían darles más tiempo en pantalla es a la amistad/competencia que tiene con Frost. No hay nada como los bromances de oficina, Korsak y Frost son un buen equipo pese a la diferencia de edad.

4.- Que vuelva Hulk Jane
Recuerdan el season finale del 2011 en donde Jane se arrebató y casi mata Hoyt cuando intentó dañar a Maura. Un buen caso podría servir como excusa para volver a ver a Hulk Jane, que ya se hace de extrañar.

3.- Crossover
Esto quizás sea un poco difícil de realizar debido a que Rizzoli e Isles es de TNT pero apuesto que aun hay muchos que quisieran ver un crossover con NCIS, especialmente ver interactuar a Tonny y Maura. Sobre todo porque Sasha Alexander sigue siendo recordada como Kate Todd en NCIS y ya la hemos visto aparecer incluso cuando se supone que debe estar muerta. En youtube hay varios videos que juegan con la idea del crossover.

2.- Némesis
Todos los protagonistas en este tipo de series tienen un enemigo personal, un némesis. Por ejemplo, Pelant en Bones, Red John en The Mentalist, el triple asesino en Castle y Dexter tiene uno nuevo cada temporada. Además recordemos que le tomó dos temporadas a Jane para enfrentarse y ganarle al hábil asesino en serie Charles Hoyt pero ahora necesita otro enemigo mortal. Uno igual de inteligente que Hoyt pero más cruel. Necesitamos acción y drama.

1.- Haganlo oficial
Los guionistas hacen que Rizzoli e Isles coquetean tanto que ya deberían animarse para sacarlas del closet. Por más que intenten relacionarlas con otros tipos, esta serie nos presenta los momentos más gay de la televisión. No les haría daño confirmar lo que todos sospechan, apuesto que ganarían más rating.

Mención honorable: Aprovechar la comedia
Rizzoli e Isles puede consagrarse como el drama criminalistico más comico de TNT. Tal vez porque su guión a veces, bordea lo absurdo o por el encanto de sus protagonistas pero la verdad es que aligera mucho el drama con ciertos diálogos. Ese es un punto a favor que saben utilizar muy bien, además, del obvio juego entre las protagonistas.

viernes, 4 de enero de 2013

Pretextos y subtextos


En plena fiesta navideña, TNT transmitió the season finale de la tercera temporada de Rizzoli e Isles, serie protagonizada por Sasha Alexander y Angie Harmon. Lamentablemente, la tercera entrega no me ha convencido y hasta podría decir que me ha decepcionado un poco. Si bien es cierto, la química entre las actrices sigue siendo el principal motor y razón de la serie, los guionistas deberían molestarse un poco en mejorar el guión, después de todo, estamos hablando de una serie policial.


La tercera temporada comenzó el 5 de junio del 2012 y terminó en navidad.

Cuando los videos resuelven los casos

¿Se han dado cuenta que los videos resuelven todos los casos en Rizzoli e Isles? Sería chistoso si fuera una comedia pero se trata de una serie dramática de procedimiento. De algún modo, los guionistas han decidido ahorrarle el trabajo a Rizzoli y su equipo, ni si quiera la investigación científica por parte de Maura es tan concluyente o revelador como los videos. No, de verdad, en todos los capítulos, los videos salvan el día y mágicamente encuentran al asesino y hasta a personas perdidas como vimos al final de la temporada.


El video, detective principal de Rizzoli e Isles

Bueno fuera que los videos sea lo único que hubiera para criticar pero hay más. La verdad es que no lo había notado pero desde la segunda temporada, los casos han decaído en creatividad y un buen televidente puede descifrar al asesino en solo minutos, los escritores ni se esfuerzan por “sorprendernos”. Para nada. Siempre se trata del amigo del pasado que fue traicionado o del personaje que aparece de la nada en la vida de Rizzoli e Isles sólo para intentar matarlas. Ejemplo: el panadero que rapta a Rizzoli, el nuevo novio de Maura que termina siendo un asesino en serie. Al final, el caso se resuelve por casualidad – alguien reconoce un detalle – generalmente, cuando otra persona está en peligro o cuando ya es más que evidente quién es el culpable.


Eres el nuevo… eres el asesino...

Y tú y yo nos aprovechamos de los shippers

Seamos sinceros, Rizzoli e Isles no se caracteriza por sus misteriosos casos ni por la impresionante manera de atrapar al asesino, como ya lo he explicado. El gran fuerte de esta serie son sus protagonistas y su extraña conexión. Esta es la única relación que está escrita con inteligencia y gracia. En cada capitulo podemos disfrutar el toque cómico de la falta de tino de Maura y la exasperación de Jane por querer entenderla. Por imposible que parezca, los guionistas siguen absorbiendo al  espectador en el juego del “estarán o no” pese a que se trata de mujeres heterosexuales. En muchos aspectos, Jane y Maura son como un matrimonio de antaño, discuten por tonterías y se exasperan entre sí pero se soportan.


Cuando Rizzoli conoció a Isles nos confirmó que para que una serie funcione, no es necesario un buen guión solo buenas actrices.

Si piensan que es una exageración seguir insistiendo con el subtexto entre Rizzoli e Isles, deberían leer los recaps en las páginas como Afterellen o poner #Gayzzoli en Twitter para ver a lo que me refiero. Absolutamente todos los capítulos tienen una pizca de subtexto que alienta e incrementa la ilusión de los shippers de esta pareja. Incluso Tess Gerritsen - autora de los libros de Rizzoli e Isles  - está consciente del subtexto en la serie y no tiene ningún problema al respecto. Según la escritora, cada uno ve las cosas desde su propia perspectiva.


Tess Gerritsen, fan de su propio show

El amor en los tiempos del crimen

Los dichosos casos son una mera excusa para que ambas actrices compartan escenas, y aunque la larga fanbase de Rizzoli e Isles no quiera aceptarlo, la historia tiene que continuar. Este año, Maura no ha tenido mucha suerte en el campo del amor (recordando que salió con un artista que terminó siendo un asesino en serie traumado por su madre). La vida amorosa de la Dra. Isles ha sido relegada para enfocarse en sus dramas familiares, sobre todo después de descubrir quién era su madre biológica y desarrollar una relación amical con ella hasta que se descubre la verdad. Resulta que la otra hija de la doctora Hope, no quiere a Maura en su vida ni cerca de su familia al igual que la misma Hope.


En Sharon Lawrence recayó el rol de la Dra. Hope Martin. Hay que cederle este punto a la producción, no pudieron escoger mejor actriz.

Por su lado, Jane se olvidó de inmediato del agente Dean al ver que su amistad con Maura estaba en peligro. Para mala suerte de Jane, el teniente Casey, su otro interés amoroso, sufrió una lesión en la columna que lo ha dejado en un estado de invalides. Aunque Jane insista en que aun hay esperanza para los dos, Casey ha dejado claro que hasta que no encuentre una solución no quiere nada con la detective.


Casey y Jane… en la computadora de Casey

El final de temporada dejó abierta varias historias que se podrían cerrar en la cuarta entrega. Casey ha decidido operarse arriesgando su salud pese a que hay una gran chance de quedarse cuadrapléjico, Maura le donará un riñón a su hermana de manera anónima y el hermano de Jane demandará al edificio donde casi muere... Lo cierto es que esta tercera temporada parece haberse consolidado en el arte del subtexto al tal grado que ya no se molesta en crear el misterio o la intriga, primordiales en estos tipos de shows.  No estoy diciendo que Rizzoli e Isles sea un mal programa, para nada, pero sí debo admitir que es un placer culposo, un caso raro donde el guión está por debajo del promedio pero el carisma del elenco compensa cualquier defecto.