sábado, 28 de noviembre de 2015

#TheManInTheHighCastle: Introducción a un mundo nuevo (y con suerte un nuevo género)

Debo confesar que me encantan las ucronías así que cuando escuche de “The Man in the High Castle”, una de las producciones más ambiciosas de Amazon Studios para este año, me llamó la atención de inmediato. Se trata de la adaptación de la novela del mismo nombre de Philip K. Dick que muestra la historia de una realidad alterna en donde los nazis y sus aliados ganaron la Segunda Guerra Mundial, lo que conllevó a la división de Estados Unidos en tres estados; el lado japonés, Pacific States of America, The Greater Nazi Reich y la “zona neutral”. 

Aquí el mapa para una mejor conpremsión. 

La resistencia en tierra de nazis

“The Man in the high Castle” es una de aquellas series que llama la atención por su espectacular argumento, pero si esta no es bien ejecutada, toda el potencial se va por la borda. Felizmente, este no es el caso,  porque incluso el propio intro es asombroso e impactante, lo que hace que te enganches de inmediato. El elenco es otro punto a su  favor, porque básicamente, nos sirven para introducirnos en dos dictaduras, cuya única diferencia es la cultura. Los japoneses y los alemanes están obligados a comportarse de manera diplomática, pero se puede ver que en cualquier momento la alianza puede terminar de desquebrajarse, ya que cada uno actúa en pos de sus propios intereses. Dentro de la historia tenemos a Juliana Crain (Alexa Davalos) que es una suerte de luz de esperanza, pero no porque sea “especial” o “la elegida", si no porque después de ver la película prohibida “The Man in the High Castle”, que muestra cómo hubiera sido el mundo si es que Estados Unidos hubiera ayudado a los aliados a ganar la Segunda Guerra Mundial, comienza a buscar un propósito, lo que la lleva a emprender un viaje peligroso, debo mencionar que la película se la dio su hermanastra quien luego fue asesinada a manos de la policía japonesa.  


Siempre hay una chica, ¿verdad?

Después también tenemos a Joe Blake (Luke Kleintank más recordado como Finn en Bones), un carismático joven que se cruza en el camino de Juliana, podría profundizar más en el tema, pero creo que entraría en el terreno del spoiler y esta serie es demasiado buena para arruinarla. Lo que sí diré es que el patriotismo está presente de una manera sutil y tímida. Toda la serie nos muestra una sociedad distópica donde no hay héroes, solo  personas, algunas conformes con vivir sin derechos ni libertades y que lo único que quieren es no tener problemas, pero también hay rebeldes pertenecientes a la “Resistencia Americana” que buscan un modo de regresar a la libertad de antes de la guerra y trabajan de manera anónima porque tanto los nazis como los japonés, los ven como traidores a la patria. En un territorio donde las reglas las ponen los dictadores, no hay ningún tipo de procedimiento, ni mucho menos justicia y esta nueva sociedad parece haberse acostumbrado a agachar la cabeza.

Conoce a Joe Blake

The Man in the high castle no es apología nazi


Siempre he dicho que la fotografía de Gotham es hermosa y que vería esa serie así fuera mala, solo por la belleza de su fotografía. The Man in the High Castle tiene una fotografía similar, en cuanto a su tono sombrío que genera un ambiente de incertidumbre que invita a la introducción de un nuevo mundo que impresiona por sus escenarios llenos de propaganda nazi. Ese es el punto de la polémica, obvio que es chocante ver la esvástica en lugares icónicos americanos, pero se entiende el contexto en que se desarrolla la serie. No es una publicidad gratuita, hay que hacer énfasis que no se trata de una apología a los nazis, de hecho, critica su política y desde el principio evidencia el terrible panorama en el que hubiéramos vivido si es que ellos hubieran ganado la guerra y sus implicancias; la extinción de judíos, la suspensión de derechos humanos, la asignación de trabajo sin opción a elección, etc. Se trata de un mundo en donde la libertad es solo un recuerdo y donde la nueva generación de jóvenes no tiene aspiraciones porque no sabe lo que es vivir en un mundo libre. 

Realmente eran fanáticos de la esvástica... está en todos lados en la serie.

En conclusión, “The Man in the High Castle” es altamente recomendable porque ha plasmado de manera realista (de una manera perturbadora) su historia, tan completa como controversial, en un nuevo mundo predominado por los nazis y los japoneses,  y aunque el trama avanza lento, está lleno de giros y secuencias igual de extraordinarias que la premisa principal. Este año ha habido muy buenas series, especialmente de Netflix, pero “The Man in the High Castle” se corona como la más original y única en su naturaleza y es que no ha habido ninguna serie que profundice en realizar ejercicios contrafácticos de historias alternativas que pudieron suceder. Irónicamente, sí hemos tenido varios episodios “Qué tal si…” en donde se explora el escenario “Qué hubiera pasado sí”, pero volviendo a “The Man in the High Castle” esperemos que así como el libro definió el género en la literatura de versiones alternativas de la historia, la serie abra las puertas a este tipo de ficción especulativo. 



miércoles, 25 de noviembre de 2015

De verdad, ¿#Supergirl is the new #Smallville?


Supegirl is the new Smallville porque es una serie ligera
Cuando Smallville se estrenó, tuvo a su favor ser la novedad y encontró rápidamente un patrón al que se acostumbró.  El público fue cómplice de sus historias ,por más incoherentes que algunas fueran, porque la serie era amena, entretenía y era cool. Ese punto a favor lo comparte con Supergirl y siguiendo el mismo estilo de un villano por semana, agregando elementos de otras series de superhéroes,  no pretende complicarse demasiado. Se trata de una heroína en el siglo 21 con problemas actuales y con el objetivo de proteger su ciudad, no necesita ser realista pero se siente cercana gracias al carisma de su elenco protagonista. A su vez, quizás sea la producción que más se aproxime las películas de Superman en cuanto al humor y lo tiernamente cursi que, en varias oportunidades, llega a ser, pero con ese estilo colorido, práctico y simplista que consolidó a Smallville a la popularidad.


Supegirl  is not the new Smallville porque tiene una agenda feminista
Una de las críticas positivas sobre Supegirl es el hecho que es feminista y progresiva, si bien yo no estoy de acuerdo con esa idea, puedo entender por qué lo consideran así. Kara tiene que afrontar retos en su vida profesional y como en su faceta de superheroina, donde siempre es subestimada por el simple hecho de ser mujer y joven. En ese sentido, la serie intenta luchar contra los estereotipo de un mundo machista siendo una de las pocas series de superhéroes protagonizado por una mujer en mucho, pero mucho tiempo y aprovecha ese estatus para mandar el mensaje positivo que para ser un héroe no es necesario poder, sino el tener principios marcados. Kara es fuerte y vulnerable, esas son dos características complementarias y es lo que la hace humana, además, está rodeadas de modelos de roles que poseen personalidades fuertes y sagaces, ejemplos a seguir para la juventud. Vale la pena aclara que aunque Smallville no tuvo una agenda feminista, sí nos regaló personajes feministas, independientes y memorables como Lois y Chloe.



Supegirl is the new Smallville porque Kara es la versión femenina de Clark Kent
Esto podríamos explicarlo con el hecho que Kara es la prima de Kal El, pero además de los poderes también comparte una personalidad demasiado familiar. Ambos tienen un corazón enorme, son humildes, honestos, creen en la justicia y en ver el lado positivo de las personas, tanto Kara como Clark Kent -en su época secundaria - son socialmente incómodos y las dos series cuentan sus aventuras mientras descubren cómo balancear su vida mundana con la de ser un héroe. Sin mencionar el hecho que Kara trabaja en una revista así como, desde la sexta o séptima temporada Clark comenzó a trabajar para el Daily Planet mientras hacía sus pininos de superhéroe con traje y todo. Y ni si quiera voy a mencionar lo de los lentes…



Supegirl is not the new Smallville  por sus enemigos
Okay, seguro, todos las series de superhéroes siguen el patrón del big bad de la temporada y mientras va avanzando esa trama, cada semana nos enfrentamos a un nuevo enemigo. No es diferente en Supergirl. Y también es obvio que este estilo no fue creado por Smallville, tomando en cuenta que durante muchas temporadas, ni si quiera tuvo un big bad. En ese sentido, sí, Supergil se diferencia de Smallville porque desde el primer capítulo reveló quién sería su big bad, aunque esta será una batalla que veremos más adelante.



Supegirl is the new Smallville porque hasta tiene su Luisa y Clark
James Olsen y Kara son "Lois Lane y Clark Kent" de la serie, o sea, sabemos que están predestinados a estar juntos, al menos es así en los cómics. Smallville comenzó su historia con Lana y Clark y eventualmente introdujo a Lois en su historia, pero antes de hacerlo, Lana-Clark-Chloe formaron parte del principal triángulo amoroso de la serie. Kara también tiene algo similar con Winslow Schott y James Olsen, aunque aun no se desarrolla en su totalidad, se trata de un triángulo amoroso evidente que ya conocemos demasiado bien. No obstante, aunque acaban de anunciar un nuevo interés amoroso para Kara, que casualmente sucede que es el esposo en la vida real de Melisa Beniot, pero eso no significa que el end game esté definido y vale la pena recordar todos los intereses amorosos pasajeros que tuvo Clark Kent. Ahora, podrás decirme que Olicity se hizo canon, nada es imposible y tienes razón, estamos en una nueva era televisiva, así que dependiendo como se desarrolla la trama, Kara podría terminar con James o con Winslow, pero de todas formas es innegable que, por lo menos en el papel, James Olsen y Kara son los Lois y Clark de la serie.



Supegirl  is not the new Smallville por Alex
Uno de los mejores personajes originales de Supergirl es Alex, la hermanastra de Kara, aunque por momentos parece que tiene el rol de Martha y Jonathan Kent, en el sentido que sirve como la voz de razón para Kara y como su apoyo incondicional, pero el hecho que sea una agente especial le permite entrar a la acción. Definitivamente, la incorporación de Alex es una excelente decisión no solo porque es interpretado por Chyler Leigh, a quien extrañaba desde Greys Anatomy, sino porque tiene una excelente química con Melissa Benoit y el lazo con Kara es una fortaleza para Supergirl.



Supegirl  is the new Smallville porque se aprovecha de la mitología de Superman
En Smallville, todo el mundo se preguntaba cuando íbamos a ver Clark Kent convirtiéndose oficialmente en el Hombre de Acero y en Supergirl nos preguntamos si alguna vez veremos en toda su gloria a Superman, porque lo que hemos visto al momento son imágenes borrosas, sombras o cualquier truco de cámaras para no ver su rostro. No obstante es un hecho, Supergirl y Smallville se basan en la mitología de Superman y no solo estoy hablando de los poderes, los mismos enemigos y debilidades. En realidad, Supergirl en los cómics tampoco tiene un universo propio, en ese sentido,  y como todo esta relacionado con Superman, no solo tenemos todo tipo de referencias del heroe de la DC sino también menciones directas. Desde mi perspectiva, Supergirl no debería depender tanto de Superman para solidificar su propio nombre, pero hey! el lado positivo es que puedes buscar los famosos easter eggs.



Supegirl  is not the new Smallville porque ellos también tuvieron su Kara 
La versión que vimos de Kara en Smallville es totalmente diferente a la que vemos en Supergirl es verdad. En Smallville, Kara llegó a la tierra, no se había criado con su familia y buscaba a su primo porque que tenía que protegerlo ya que pensaba que era un niño, al descubrir que Clark es todo un joven se enfoca en buscar un propósito. En Supergirl, vemos una versión mucho más fiel al cómic, aunque con sus propias libertades y hasta en ciertos instantes, quizás exagerando un poco ese aire inocente que puede confundirse con un comportamiento infantil.



Conclusión:

Supegirl es 65% Smallville y 35% de la serie intenta todavía encontrar su camino para distinguirse por sí sola. Ser comparado con Smallville no es necesariamente malo considerando el hecho que la serie protagonizada por Tom Welling duró 10 años y se trata una de las series más longevas de la historia de la The WB y la CW, canal en el que originalmente se iba a emitir Supegirl. Además, hasta el momento, Supegirl tiene el tablero inclinado a su favor y es que su protagonista, Melissa Benoist, es una de las actrices más carismáticas de la televisión y el papel que le ha tocado le cae como anillo al dedo. La mujer logra capturar el espíritu optimista de Supegirl y también sus crisis emocionales. El guión no es perfecto, pero se acomoda a la época y a su canal. Además, al igual que Flash que colocó al antiguo Flash como el padre de Barry, Supergirl hace lo mismo con Dean Cain  quien hizo de Superman y Helen Slater que le dio vida y ahora son padres adoptivos de Kara.  No obstante, para ver esta serie hay que sacarse por un momento los ojos críticos con los que vemos series como Daredevil y Jessica Jones, porque Supergirl no tiene trata temas complejos, no porque no quiera, es porque el personaje no necesita irse al "lado oscuro" al menos aún no.


martes, 17 de noviembre de 2015

#Supergirl es literalmente Smallville 2.0

 Vayamos al grano, Supergirl se supone que es una de las apuestas más ambiciosas de la CBS en su intento de atraer a un público más joven y lo consigue a medias. Si bien hay críticas que destrozan el primer episodio (sobre todo el de Noticias Seriéfilas que hace un análisis completo), lo cierto es que el problema quizás no sea Supergirl en sí misma sino el hecho que se trata de un personaje que siempre estará ligado a Superman. En ese sentido, estar a la sombra de un personaje tan icónico solo puede generarle problemas y sobre todo en el contexto de la época de oro de los superhéroes, Supergirl no destaca y es más me recuerda a Smallville, para su mala suerte, Smaville funcionó en su momento porque era la única en su naturaleza y en este momento, un Smallville 2.0 es simplemente innecesario, pero vamos, Smallville no se caracterizó exactamente por su brillante guión y eso también beneficia a Supergirl porque es una prueba más que calidad no es igual a popularidad. Pero, entonces, ¿Supergirl es mala, buena o puede mejorar?


Supergirl is the new Smallville

Supergirl: ¿Progresiva, feminista o ninguna de los anteriores?

 Cuando Greg Berlanti vendió la idea de Arrow a la CW, jamás imaginó que desarrollaría todo un universo televisivo de superhéroes. Sin embargo, Berlanti  y compañía tiene problemas con Supergirl y es que la composición y el desarrollo de este personaje es difícil ya que no solo se trata de la prima de Superman, sino que parece una copia femenina de Clark Kent/Superman, con sus mismos poderes, crisis de identidad e historias... No  es una personalidad muy original que digamos, pero podría serlo. La nueva versión de Supergirl en la DC la presenta como una outsider que sigue sus propias reglas hasta el punto de cuestionar el punto de vista del hombre de acero. También hay otras historias donde lo único que tiene en común con su primo es la palabra “super” en su pecho. Ojo que no estoy pidiendo un cambio radical en Supergirl y que le pongan una personalidad emo porque eso sería fuera de personaje. Sin embargo, pese a que la serie promete introducirnos en su historia porque “ya conocemos la de su primo”, hace el esfuerzo para recalcarnos que no importa lo que pase, seguirá estando bajo la sombra de Superman, es decir, no consigue alejarse lo suficiente para diferenciarse.


 El problema principal de Supergirl es que parece una copia de algo que ya hemos visto antes, así no existiera Superman, entonces Supergirl tiene la personalidad de Barry Allen/Flash, otra serie que ya tenemos al aire. 

Por las series de Berlanti, sabemos que los personajes femeninos no son su mayor fuerte - me refiero a series de superhéroes porque Blindspot, que también bajo a su batuta, es una de las sorpresas más gratas del año - claro que uno puede equivocarse al pensar que tener un personaje fuerte interpretado por una mujer es sinónimo a tener una figura feminista, pero no, una cosa es consecuencia de la otra, es decir, un personaje femenino fuerte termina siendo un modelo a seguir y por ende, una figura feminista y progresiva.  Y seamos honestos, las mujeres de Arrow y Flash no tienen el peso ni una gran relevancia y no porque no tengan el potencial de ser heroínas o las figuras principales, sino por los tramas que les toca que generalmente dependen de Oliver y Barry. Tomó dos temporadas para que Laurel se convirtiera en Black Canary, pero para que esto suceda, el personaje de Katie Cassidy tuvo todo un periplo pasando por el camino de la autodestrucción y redescubrimiento de sí misma y es que en primera instancia, Laurel era la co-protagonista tácita por su complicada relación con Oliver Queen y sin la energética personalidad que define a Laurel Lance en los comics. Paradójicamente, lo que necesitaba Laurel para ser Black Canary era independizarse de Oliver Queen. Por otro lado, gracias al carisma de Felicity, los productores decidieron que sea parte oficial del equipo Arrow y gracias a la química entre Stephen Amell y Emily Bett Rickards se apostó por hacer canon Olicity y ese fue el principio de cómo Felicity pasó de ser cool a perder casi todo lo que la hacía especial y todo por emergernos en el innecesario triangulo amoro entre Oliver, Felicity y Ray. Otro ejemplo es Iris que en la primera temporada de Flash también fue parte de otro triangulo amoroso no tan cliché pero que ahora que tiene una historia alejada del conflicto romántico y es mucho más interesante que antes. El punto es que hay problemas en el departamento de construcción de personajes femeninos y literalmente de cada 5 mujeres, solo una parece tener la historia correcta. En el caso de Arrow fue Sara Lance, quien en su breve participación la segunda temporada nunca dejó de ser una total badass ni si quiera cuando estaba con Oliver, lo que quiere decir que las relaciones no son el problema.


Sara ha resucitado y será parte de Legends of Tomorrow donde estará rodeada de testosterona heroica.

Entonces, ¿es tan difícil escribir un personaje femenino? La respuesta concreta debería ser "no" pero lo es y en el caso de Supergirl, creo que se equivocan al llamarlo progresiva, digo, Birds of Prey fue progresiva y feminista en su momento, el problema era el guión que no causaba el más mínimo entusiasmo pero teníamos superheroínas que se valían por sí mismas cuyas relaciones contribuían y enriquecían a los personajes más que desaparecerlos o reducirlos hasta ser un simple interés amoroso. Supergirl es feminista, sí, pero no una hard core feminista, es de ese estilo feminista que intenta acercarse a las jóvenes, pero cae en todos los clichés posibles y no  aporta nada nuevo al mundo de las series de este tipo más que el simple hecho que una mujer es la protagonista. Quizás lo progresivo está en que se trata de la primera superherorina en tener serie propia, entonces, la pregunta que deberíamos hacernos es si es que se trata de una buena elección. Tengamos en cuenta que la primera serie de una superheroina de Marvel es Jessica Jones, más que heroína, es una delicia enigmática con demasiados demonios internos.



¿Intercambio de roles? El universo televisivo de DC está lleno de colores y el universo televisivo de Marvel tiene un tono sombrío.

La fortaleza de Supergirl: Smallville 2.0

Mi tesis principal es que Supegirl es Smallville 2.0 y no se trata de una crítica. Smallville duró 10 años y cuál fue la clave de su existo: su tono ligero y positivista.  Tanto Smallville y Supergirl no necesitan ese tono oscuro al que el universo cinematográfico de la DC nos tienen acostumbrados, donde todo es cuestión de vida o muerte. De hecho, las aventuras del joven Clark Kent y de Kara  Danver no necesitan ser complejas porque ellos están criados para ver el lado bueno de las personas, tienen un grupo que son su básicamente su humanidad y por eso, tienen la misión de ayudar y proteger al mundo. La visión de Supergirl y de Superman es especial por sí misma y en ambas series, pese al drama y al villano de turno, logran capturar ese espíritu. No obstante, ya he hablado de las similitudes entre Supergirl y Superman, y aunque yo lo veo como un punto negativo, la serie lo ve como una oportunidad. Así como todo el mundo se preguntaba cuando Clark Kent iba a usar el traje de Superman en Smallville, todo el mundo se pregunta si es que Superman alguna vez aparecerá en toda su gloria en Supergirl, ese es el enganche que están utilizando mientras encuentran su camino ideal.

El show en una sola captura

Estamos hablando de los mismos productores que se percataron de sus errores en Arrow para no cometerlos en Flash, además, Supergirl recién comienza, puede arreglarse y superarse, pero incluso aunque no lo hagan, a menos que la caída en el demo sea extrema, CBS ha invertido demasiado en esta serie como para dejarla morir. A todo esto, hay que tomar en cuenta que popularidad no es igual a calidad y una serie puede tener una larga vida aunque no tenga una gran historia con tal que conquiste al espectador y considerando que el 55% de su demo son hombres, diría que lo ha conseguido. Qué importa que el tráiler de Supegirl haya sido punto de bromas porque era muy parecido a la parodia que hizo SNL sobre una película de la Viuda Negra, que a su vez era un remedo de las clásicas películas de chicas, esas películas así como los libros de autoayuda, no funcionan en realidad pero le dan buenos ingresos a las productoras y editoriales, por el momento, Supergirl hace lo mismo con la CBS.



PD: No es loco pensar que Tom Welling puede hacer de Superman en Supergirl, en una suerte de guiño o un homenaje al pasado. Vamos, Dean Cain (Superman) y Helen Slater (Supergirl) tienen los roles de los padres adoptivos de Kara.



PD 2: Como Flash acaba de introducir el multiuniverso, qué tal las series de la DC se desarrollan en otro mundo paralelo, eso explicaría porque no hay crossovers con las películas. 

lunes, 16 de noviembre de 2015

8 razones para ver #Quantico


8.- Greys + How to get away + Homeland = Quantico
Quantico parece que reunir lo mejor de ciertas series. Tal vez por eso se siente tan familiar pero al mismo tiempo logra sorprender con su particular vista de una situación compleja como es el terrorismo. Para alejarse un poco de la seriedad del asunto, Quantico se apoya en el desarrollo de las relaciones de sus personajes. En ese sentido, Quantico sigue la guía en relaciones complicadas de Grey’s Anatomy y también nos inserta el juego de averigua quién es el verdadero culpable con su misterio de quién está detrás del atentado así como HTGWT nos tiene adivinando esta temporada quién disparó a Analisse. Y por supuesto, Quantico es una serie que tiene como base el patriotismo junto a las estrategias enigmáticas del FBI, algo que también podemos ver en Homeland.



7.- El hombre gay resultó ser heterosexual
Quantico presentó a Simon Asher como el primer hombre abiertamente homosexual aceptado en la academia de Quantico para ser un agente del FBI y resulta que Simon ni si quiera es gay. Antes de sentirte completamente ofendido por esta historia, conoce a Simon y comprenderás que la orientación sexual de cualquier persona no es el todo de alguien, sino una parte y no es la parte más interesante.



6.- No puedes confiar en nadie… más o menos
Desde el primer episodio, el juego de Quantico es descubrir quién incriminó a Alex, o sea, averiguar quién es el verdadero terrorista infiltrado y la verdad es que no se puede confiar en nadie, incluso aunque sean amigos de Alex porque así no sean los malos, ocultan algo, no tan grave como ser un terrorista, por supuesto, pero son secretos igual de jugosos y dañinos.



5.-  Poder femenino
Quantico es otra serie con una protagonista tan complicada como fascinante. Y no es la única, la serie cuenta con personajes femeninos que pisotean la idea del sexo débil. Ojo que esto no significa que no sean vulnerables o que no tengan sentimientos, los tienen y de manera intensa, lo que no les resta el hecho de que sean las heroínas del cuento.



4.- Flashbacks and flashforward
Quantico presenta su trama de una manera ambiciosa; se desarrolla saltando entre el pasado y el presente para evidenciar las brechas entre el tiempo en la academia de Quantico y el ser agente del FBI. Una cosa es la teoría y otra es la práctica, Alex tiene que poner en practica todo lo que ha aprendido para limpiar su nombre.



3.- Drama, drama, drama y… DRAMA
Quantico tiene mucho drama. Supongo que podemos dividir el drama emocional del drama profundo y cuando hablo de profundo me refiero a tramas extremamente delicadas. En el primer episodio, un aspirante a agente se suicidó porque no soportó ser responsable de la muerte de una chica a la que obligó a abortar y toda esta situación se dio por una prueba a la que fueron sometidos los reclutados. En ese sentido, las pruebas son muy fuertes y brutales y ponen en jaque al grupo.



2.- Diversidad
Para Sense8 y Orange is the new black, la diversidad es gran parte de su éxito pero también es un buen modo  de desafiar estereotipos. En ese sentido,  Quantico prueba una vez más que tener un elenco diverso es especial no solo por las historias que se pueden desarrollar sino porque evidencian que las personas son más que sus propias razas, pero pese a eso sigue existiendo un prejuicio. Por eso, Alex Parrish, la protagonista de la serie, cuyo prototipo es la principal razón por la cual decidieron incriminar de un ataque terrorista aunque se trate de la primera de su clase. Quantico hace que el espectador piense en los estereotipos y los prejuicios a modo de una crítica sobre la percepción de la raza y el terrorismo. Además, hay que destacar que en el grupo de Quantico podemos encontrar a un hombre abiertamente homosexual, dos hermanas gemelas musulmanas y dos latinos.


 
1.- La única serie de la ABC que vale la pena ver los domingos
No vale la pena pensar si es que Quantico funcionaría en otro día, pero la verdad es que es una de las mejores opciones para ver un domingo por la noche y en el caso de la ABC, es la única serie dominguera que vale la pena gracias a su intrigante historia, a su hermoso elenco y a su inquietante misterio.  



miércoles, 11 de noviembre de 2015

#Quantico o "Atrápame si puedes mientras aclaro mi nombre"


Si alguien tenía alguna duda, los últimos domingos han probado que Quantico es una de las mejores apuestas de la ABC este año y el por qué es fácil de explicar: tiene una trama intrigante, protagonistas enigmáticos y carismáticos y sobre todo, se presenta asimismo como un juego que en donde el espectador tiene que adivinar quién es el malo. Pese a todas sus virtudes, Quantico tiene un pequeño problema, puesto que ABC ya confirmó el gran potencial de la serie ha decidido otorgarle una temporada completa, lo que puede ser perjudicial porque ahora tiene que alargar su historia y al hacerlo, ya estamos viendo un patrón repetitivo. Sin embargo, sería un error dejar de reconocer a Quantico como uno de los mejores estrenos del año.

Bravo, ABC, Bravo

Introducción a Quantico, la vida secreta de los agentes

Uno de los principales atractivos de Quantico es que presenta todo su conflicto en el capitulo uno. Alex Parish, una de las estudiantes más brillantes de Quantico, programa especial en donde los agentes especiales del FBI reciben su entrenamiento, ella ha sido acusada de ser la autora intelectual detrás del segundo peor atentado después del 11 de setiembre, pero es inocente y debido a eso deberá usar todos sus conocimientos para encontrar al verdadero autor y aclarar su nombre. Para complicar más la situación, el terrorista se infiltró en Quantico y es parte del grupo de estudiantes de la clase a la que perteneció Alex.


Casi todos los sospechosos y aliados de Alex

Y es allí donde se va formando un patrón, puesto que cada nuevo episodio nos muestra un potencial sospechoso y a su vez, una nueva persona que decide creer en la versión de Alex. Primero fue Ryan Booth, quien es el interés amoroso de Alex, luego fue Simon, uno de los personajes más intrigantes, después fue Shelby… básicamente, ese es el grupo de Alex que la está ayudando a buscar la verdad, mientras trabajan paralelamente en el FBI que está cazando a Alex. No obstante, la buena noticia es que parece que ya ha terminado la fase de la presentación de los sospechosos para enfocarse en el juego del gato y el ratón entre el FBI y el grupo de Alex.


En un tono menos trivial, la serie quiso parodiar o criticar cómo la prensa presenta a los sospechosos recordando sin mencionar su nombre directamente, la polémica portada de uno de los autores del atentado terrorista del maratón de Boston.

Quantico y la explicación por la cual Heroes Reborn no funciona

Las comparaciones no son buenas pero creo que en este caso es necesaria ya que Quantico también sirve para explicar cuáles fueron los errores de Heroes Reborn y por qué le costó conectarse con el espectador. A diferencia del reboot, Quantico presentó todas sus fichas en el primer episodio, sabíamos cuál iba a ser la dirección de la historia de Alex pero al mismo tiempo, los capítulos subsiguientes nos fueron revelando detalles sobre sus traumas con los hombres y también profundizó en los demás personajes presentando sus complejidades en un mundo de por sí ya intrigante sin agobiar al televidente. 

Quantico: Cada personaje tiene una historia y la historia aporta al drama.

Por su lado, Heroes Reborn hasta el capitulo 6, se conformó en introducir personaje nuevo tras personaje nuevo sin realmente dar una razón del por qué debemos importarnos. Sé que querían irse por el lado del misterio pero no basta solo conocer a nuevos personajes y colocarlos en extraños momentos si es que no conocemos la intención no nos va a importar. Nuevamente, Quantico logró desarrollarse en un ambiente de suspenso sin revelar todos los detalles, mientras que Heroes Reborn nos llenó de información confusa sin propósito visible y recién se molestó en presentar la dirección a donde se dirigen en el capítulo 7 y los que aguantamos hasta ese entonces, nos preguntamos, ¿no hubiera sido mejor que ambas partes de “June 13th”  sea el primer episodio? Porque la verdad es que los que vieron los 6 episodios previos no se pierden de mucho, solo es una aletargada introducción de nuevos y viejos personajes.

Heroes Reborn: “June 13th" debió ser el primer episodio

Quantico o el arte de mezclar lo mejor de ciertas producciones


No me cansaré de decirlo, Quantico es el mejor estreno de la ABC, ¡Ojo! De ABC porque parece que ha juntando lo mejor de este canal y de otras producciones en una serie relativamente realista: cuenta con los romances impropios a los que nos tiene acostumbrado Shonda Rhimes, un gran misterio que se está revelando de a pocos como en su momento fue Flashforward y como ahora podemos ver en How to get away with murder, la esencia estratégica y patriótica de Homeland, las escenas de acción de un nivel menor pero aceptable al de Agents of Shield, la evolución y el desarrollo de los personajes como lo vemos en todas las buenas series  y por supuesto, el poder femenino de Agent Carter y el mismo Shondaland, todo en una sola serie que se ha vuelto en la sensación del momento pero que corre el riesgo de estirar su historia más de lo necesario. Pese a eso, hay que decir que hasta los episodios rellenos tienen sus momentos destacables.

Básicamente, Quantico es recomendable.