viernes, 28 de julio de 2017

#FriendsfromCollege: Una anticomedia antiFriends

Las sitcoms siguen una fórmula simple; la evolución personal. En Friends, vimos como es que Rachel pasó de ser una joven engreída a trabajar en la industria de la moda y vimos como Chandler, que rechazaba constantemente la idea de casarse, no tuvo problemas para comprometerse y casarse con Mónica. Y es que eso se llama “madurar”. Ahora Netflix nos regala una serie que parece ser una versión "anti Friends" en el sentido que el reencuentro de estos amigos cuarentones los retrocede mentalmente a su época universitaria pese a que cada uno tiene una propia vida y sus propios problemas.



Para ponerlo en términos de How I met your mother, todos juntos son los "Punchy" del grupo y como el propio Ted lo explica; es bueno tener un reencuentro con Punchy pero no necesariamente parar siempre con él. 

 El regreso de Robin 

Esta serie marca el regreso de Cobie Smulders al mundo de las series desde el final de How I met your mother, sin embargo, como Lisa sigue teniendo mucho de Robin, sigue utilizando ese tono de “Nobody ask you, Patrice” cuando se desespera y nunca parece estar conforme con su vida profesional y personal. Los actores de acompañan a Smulder son Keegan-Michael Key como Ethan Turner, Fred Savege como Max Adler, Nat Faxon como Nick, Annie Parisse como Sam y Jae Suh Park como Marianne pero el trama principal se centra en Ethan-Lisa-Sam, porque Ethan, casado con Lisa, tiene una aventura con Sam quien también está casada. 



Respecto al humor, creo que hay momentos hilarantes, muchos de ellos nacen del cinismo del grupo, de las competencias entre Lisa y Sam, de los secretos y de las situaciones absurdas en la que Ethan y Sam se meten para tratar de ocultar su aventura con Sam mientras Lisa, ignorante de toda esta situación, no la está pasando bien porque se acaba de mudar a una nueva ciudad, tiene un trabajo que odia y para colmo necesita un tratamiento para poder tener un bebé. Entonces, tenemos situaciones que van desde “cosas malas que le pasan a gente buena” a “cosas malas que le pasa a gente mala pero que se salen con las suyas al final” y es esta dictomía donde el espectador se queda en una zona a la deriva de lo que quiere para este grupo. Para entender más esa figura durante gran parte de los capítulos, los espectadores somos Felix (Billy Eichner), la pareja de Max, y mediante sus ojos vemos es bastante evidente que estos amigos pueden ser geniales pero también inoportunos e infantiles. 



El hermetismo involuntario del grupo eventualmente lleva al rompimiento de Felix y Max dejando un sabor agridulce no porque Felix y Max sean "la pareja" a la que alientas, sino porque es una posición incomoda tener que elegir entre tus amigos y tu pareja. Sorry, Kevin Arnold. Otro punto polarizante es la aventura de Ethan y Sam... mientras otras comedias se toman el tiempo de desarrollar este tipo de dramas, en Friends from Collage está allí desde el principio y se supone que es una situación que se ha dado durante 20 años. Así que no hay #teamLisa o #teamSam, simplemente hay la tensión de una bomba que podría explotar en cualquier momento (pero que nunca lo hace).

Ethan y Sam

 La serie no pretende dar una justificación para esta aventura extramatrimonial disfrazando un gran amor que no se dio en su momento, ni si quiera nos da un malo a quien odiar, Ethan está enamorado de Lisa y de Sam y tanto Ethan como Sam están conscientes de que que lo hacen está mal, pero eso no impide que sigan cometiendo el mismo error. Supongo que el esperar que suceda algo que cambie esto es parte de un gran chiste cruel... pero nunca llegamos al punch line. Ethan es tan cobarde que incluso cuando Lisa le confiesa que le fue infiel con Nick se rehúsa a separarse y Sam es tan cobarde que no dejaría a su familia para estar con Ethan. Al final de la temporada, Lisa le pide la separación a Ethan pero no para que él pueda estar con Sam porque ella aun ignora que Ethan le ha sido infiel todo este tiempo. La primera temporada de Friends form Collage termina en ese cliffhanger y realmente no sé si obtendrá una segunda entrega. Sabiendo que estamos en una era donde Netflix está cancelando series, ¿no deberían los productores tener la cortesía cerrar sus tramas?

¿Alguien dijo cliffhanger?


Hey, no quiere ser maduros, no necesitan serlo, nadie los está obligando...

Una de las cosas que más me molestó de Friends from College es que apela al facilismo aprovechándose de la nostalgia, incluyendo referencias y canciones noventeras, y parece que pese a la buena dinámica del grupo no confían en sus habilidades cómicas por lo que prefieren apoyarse en el uso exagerado de excentricidades, como las voces que hace Ethan, los ataques de histeria de Sam y el infantil papel de Fred Savage. Pero hey, la comida ha evolucionado y creo que estamos de acuerdo que los chillidos de Adam Samdler funcionaron en solo sus primeras películas. Para rematar su mala suerte, la serie tampoco le saca el juego a las apariciones de Seth Rogen y Kate Mckinnon lo que debería ser castigado por ley. 


En cierto nivel, Friends form Colllege funciona como una “anticomedia”, que justo está de moda, explotando ese lado autodestructivo que no depende de la idea de la evolución pero también se apoya demasiado en el sentimentalismo con lo que puede ser considerada una clásica sitcom. De todas maneras, estamos viendo a un grupo de 40 años comportándose como jóvenes… y a veces eso es un tanto fastidioso pero también puede ser patéticamente gracioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario